Un pasajero viaja en avión seis horas de pie para que su pareja pudiera dormir durante el trayecto

La imagen fue publicada por un tuitero que volaba en el mismo aparato y ha despertado numerosas críticas

ABC
Actualizado:

Siempre se ha dicho que el amor no entiende de límites. Sin embargo, en ocasiones el compromiso por otra persona puede llegar demasiado lejos. O eso es lo que han opinado numerosos internautas después de conocer a través de un tuit, el de Courtnley Lee Johnson, que un pasajero voló durante seis horas de pie para que su pareja pudiera tumbarse sobre los dos asientos y dormir plácidamente. «Este chico estuvo de pie las 6 horas para que su esposa pudiera dormir. Ahora eso es amor», dice con sarcasmo el autor del texto.

El tuit no tardó en correr como la pólvora y encender el debate en las redes. «Él es mejor que yo. Mis piernas nunca se quedarían levantadas tanto tiempo como quisiera», continúa escribiendo quien publicó la imagen a modo de crítica.

El mensaje ya cuenta con más de 3.000 retuits y las respuestas apuntan al «egoísmo» de la mujer. Otros muchos señalan que la situación es «ridícula» y se preguntan si habrá sido la esposa quien le haya impuesto permanecer de pie tanto tiempo. «¿No podía simplemente descansar contra él? No juzgaré su matrimonio. Mi esposo es el tipo de hombre que haría esto por mí, pero no soy el tipo de esposa que haría eso», afirma un usuario de Twitter. «No podía dejar que mi chico se parara durante diez minutos», describe otro. «Dormiría en su regazo, lo que sería aún más cómodo. O para descansar adecuadamente en el asiento. ¿Por qué te gustaría dejar que tu chico se ponga de pie durante seis horas?», dice otra usuaria con resignación.

Con todo, ha surgido alguna voz que opina que no se puede juzgar sin conocer la situación exacta por la cual se produjo esa escena. Y hay quien incluso pone en duda que fuesen marido y mujer: «¿Dónde tiene el anillo?», llega a decir un tuitero. El caso es que esta instantánea ha puesto sobre la mesa la discusión de hasta donde se puede llegar por amor. El debate está servido.