«El increíble SpiderDad»
«El increíble SpiderDad» - For Jayden 4K

Día del PadreSpiderDad y otros superpadres que dieron una lección al mundo

Historia de superación pero sobre todo de amor por sus hijos convierten a estos hombres en la sombra en padrazos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Situaciones especiales pero desconocidas. Padres que no son celebridades, ni tampoco pretenden serlo. Pero cuando tienen una oportunidad alzan la voz para contar al mundo que sus hijos, para ellos, son lo más importante que existe. Son los que les inspiran realizar proyectos a priori inalcanzables, o confesiones extraordinarias y, de paso, crear recuerdos que permitan a sus hijos, familias y otras muchas personas sentirse orgullosos.

Jan tiene cinco años y síndrome de Down. La noticia trastocó la vida de sus progenitores al principio. Sorpresa. Lágrimas. No se lo esperaban. Pero pronto una inquietud se abrió camino en Bernardo, el padre: la necesidad de transmitir la historia de su hijo, de contar las luces y sombras de una vida difícil pero grata. Una situación en la que el esfuerzo da sus resultados. Un blog como terapia, para abrir su corazón al mundo y demostrar que, pese a las dificultades, los miedos se superan, escrito de forma ininterrumpida desde el 14 de diciembre de 2009, cuando el tenaz Bernardo comenzó la hazaña de expresar, por escrito, cada momento de la vida de su hijo. «Miro a Jan y me lleno de amor. Todo está siendo nuevo para nosotros. De pronto la vida pega un giro y cambia su sentido. Silencio. Emoción. Sólo han pasado tres días desde que nos enteramos de la noticia y ya siento que somos mejores personas», narró en su bitácora. Unos artículos que, desde ese instante, vertebraron el guión de su película documental, «La historia de Jan».

El padre del «Boyhood» español

Desde que nació parecía destinado a protagonizar una película, lo llevaba en los genes. Su madre Mónica es actriz, y participó en series como «Hospital Central» y «El comisario». Su padre Bernardo, el impulsor del proyecto, es director y montador de cine. Y Jan... «¿Quién es actor?», le preguntan. «¡Yo soy actor!», responde a la cámara él levantando el dedo índice. Un niño de cinco años que emula al arcoiris. Melena rubia, ojos azules y gafas rojas, y una sonrisa incansable que ni los flashes de un photocall son capaces de abatir. «Ha nacido prácticamente con una cámara al lado. Parece que no están, convive con ellas. Al principio le costaba relacionarse con la gente, pero no con las cámaras. A Jan le fascina verse en la pantalla, es muy fan de sí mismo, tiene una autoestima brutal», contaba Bernardo a ABC, que prácticamente desde ese 9 de noviembre de 2009 en que nació, ha grabado los momentos más importantes de la vida de su hijo. Si el pequeño Jan es el «Boyhood» español, su padre Bernardo es su Richard Linklater, el que lo graba, el que le da alas, el que dirige la lente hacia un protagonista atípico que se come siempre la pantalla.

Fuera de España, la historia de Michael Wilson vuelve a demostrar que el amor de un padre a su hijo nunca entiende de fronteras.

Un superhérore de carne y hueso

Peter Parker se convirtió en Spiderman por la picadura de una araña. Su homólogo británico, Michael Wilson, lo hizo por amor, el de su hijo Jayden, diagnosticado con un tumor cerebral en fase terminal a los cuatro años, que le dio poderes para saltar edificios y convertirse, todavía más, en su héroe.

Por su quinto cumpleaños, Mike Wilson (profesional de parkour y free running que colaboró en «Harry Potter» o «El Príncipe de Persia») sorprendió al pequeño saltando desde el tejado de su casa de Basingstoke, Inglaterra. Lo hizo vestido del Hombre Araña, el superhéroe favorito de Jayden. «Nosotros siempre hemos dicho que mientras Jayden siguiese vivo íbamos a permanecer unidos y hacer todo lo posible para crear recuerdos inolvidables como familia», comentaba Wilson.

Comenzaron a rodar con la intención de regalarle a Jayden su propia premiere, «con palomitas y bebidas, igual que en Hollywood». Desafortunadamente, Jayden no llegó al esperado estreno; falleció el 24 de diciembre de 2014 «en su casa, el lugar más seguro que había conocido».

No pudo ver la cinta «El increíble SpiderDad», pero su sonrisa permanece grabada en la memoria de sus padres y en el vídeo original. Además, como homenaje, el filme reproduce una escena similar. «Sea lo que sea lo que la vida nos tenga reservado, yo seguiré recordando a ese niño que me inspiró a hacer grandes cosas. Para eso sirve esta película, para ayudar a los demás y rodearme de gente positiva», aseguró el propio Mike Wilson.

Si Wilson lo hizo a través de YouTube, al otro lado del charco, Rob Scott eligió Facebook para mostrar al mundo el amor que siente por su pequeño y, de paso, dar una lección de vida a quienes reniegan de sus hijos cuando estos no son como esperaban.

Una lección al mundo

Este ilustrador canadiense presenció en un videoclub una conversación en la que un padre le decía a su hijo que el síndrome de Down era una «enfermedad» que consistía en «no saber hacer nada», y este joven no supo cómo reaccionar, y se quedó callado.

La experiencia le marcó tanto que durante un tiempo se lamentó por haber perpetuado tal desconocimiento y haber contribuido a «que la ignorancia creciera en otra generación», sintiendo además que «había fallado a su hijo». Después de darle vueltas al tema, se redimió a través de su perfil en Facebook, donde colgó un vídeo en el que contaba su experiencia personal.

Scott es padre de Turner, un niño con síndrome de Down de 5 años, y, rehuyendo en Facebook de los calificativos de «enfermedad» o «discapacidad», este padre canadiense considerara la alteración genética de su hijo como una de las mejores experiencias que ha aprendido en la vida. «Es importante para mí decir esto. Disculpen mi emoción». Y en el clip, resume con los ojos llorosos, sobre su hijo: «Es divertido, brillante, sorprendente, amable, cariñoso, adorable...», reconocía.