Radiografía que muestra el anillo en el interior de Evans
Radiografía que muestra el anillo en el interior de Evans - FACEBOOK / Jenna Evans

Una mujer se tragó su anillo de compromiso mientras dormía... creyendo que todo era un sueño

Jenna Evans tuvo que someterse a una endoscopia digestiva oral para que le retiraran la joya

ABC
Actualizado:

La historia de Jenna Evans es de esas en las que la realidad supera a la ficción o, en este caso, al sueño. La mujer, residente en San Diego (California), ha relatado a través de su perfil de Facebook cómo pudo tragarse su anillo de compromiso mientras dormía.

Ocurrió el pasado martes 10 de septiembre por la noche. Según Evans, comenzó a soñar que Bobby –su pareja– y ella se encontraban en una situación «que involucraba un tren de alta velocidad y hombres malos». En un momento determinado de la fantasía, Bobby le dijo que tenía que tragarse el anillo para protegerlo. «Así que me lo quité, me lo puse en la boca y me lo tragué con agua. En ese momento me di cuenta de lo que estaba haciendo. Asumí que era un sueño, así que volví a dormirme», explica.

El miércoles 11 por la mañana Evans se despertó... y no tenía el anillo en su dedo. «[Bob y yo] nos reímos bastante durante una hora y media, llamamos a mi madre, lloramos, buscamos en Google "adultos que tragan anillos"...».

La pareja acudió a urgencias, donde le hicieron una radiografía que mostraba el anillo en su estómago. «Llamaron a un gastroenterólogo y decidieron que lo mejor era no dejar que la naturaleza siguiera su curso».

Los especialistas decidieron que una endoscopia digestiva oral era la mejor solución para su caso. «Todo fue genial», concluye la mujer. «Encontraron el anillo en mis intestinos, lo recuperaron y se lo dieron a Bobby, no a mí».