Imágenes de Lomphonten y su gato Archie
Imágenes de Lomphonten y su gato Archie - Twitter

Un joven tailandés instala una cámara oculta y descubre que su gato lo «asfixiaba» por las noches

Hace algunos meses el joven comenzó a tener problemas al dormir, se despertaba con dolor de pecho, por lo cual comenzó a grabar lo que sucedia mientras dormía y se llevó una gran sorpresa

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lomphonten, un joven tailandés de 25 años, es el orgulloso propietario de un adorable gato atigrado llamado Archie.

El joven tailandés y su gato Archie
El joven tailandés y su gato Archie - Facebook

Todo empezó hace unos meses, cuando su dueño se depertaba con un terrible dolor en el pecho y con alergias. Por lo general, su gato no tocaba en ningún momento su cara y muy rara vez dormía con él. Aun así, no dejó de sospechar y decidió instalar una cámara oculta para poder vigilar al felino mientras se encontraba en el trabajo.

Para su gran sorpresa, los vídeos mostraron un comportamiento travieso y potencialmente peligroso de su gato. Lomphonten explicó mediante sus redes sociales cómo una noche decidió echar un vistazo a las imágenes de cuando estaba durmiendo y descubrió que Achie tenía la costumbre de ponerse cómodo encima de su cara.

Al repasar el video, Lomphonten descubrió que, después de haberse dormido, su gato se pone en acción, aprovechando la oportunidad para dejar caer su cuerpo directamente sobre la cara de su dueño.

«Yo estoy acostumbrado a que mi gato se acurruque a mi lado, pero no esperaba correr el riesgo de respirar sus bolas de pelo mientras dormía», dijo el propietario por su cuenta de Twitter. El vídeo mostraba cómo el gato se subía delicadamente al pecho de su dueño, lo que supuestamente confirma que estaba en una posición de defensa, antes de establecerse directamente en el rostro de Lomphonten como lo muestran las imágenes.

Archie, el gato atigrado, sobre el rostro de su dueño
Archie, el gato atigrado, sobre el rostro de su dueño - Twitter

Es un hecho que los gatos pueden ser adorables pero muchas veces poseen un comportamiento que los hacen auténticos y realmente peculiares. En el pasado, varios estudios británicos investigaron las tres razones por las que los gatos duermen encima de sus dueños:

Buscan calor

Los gatos tienen una temperatura de unos 38,6ºC, es por eso que buscan los rincones más calientes de la casa, necesitan tumbarse en esos lugares para mantener su calor cuando están dormidos. De ahí que les encuentres a menudo durmiendo en sitios donde llegan los rayos del sol, encima de la nevera o en un radiador, y también en las partes de nuestro cuerpo por las que más calor irradiamos: las extremidades y la cabeza.

Por esta misma razón, cuando tenemos una dolencia en alguna parte de nuestro cuerpo, nuestro gato se sitúa en ella para dormir. Esas zonas suelen desprender más calor.

Demostración de afecto

Los gatos no nos siguen a todas partes de forma sumisa como suelen hacerlo los perros, pero no por eso nos quieren menos. Ellos viven su independencia y nos muestran su amor en distintas situaciones del día, por ejemplo, durmiendo encima de nosotros.

Se suelen pasar el día solos o curioseando por la casa, por eso en las noches es su momento de mostrarnos amor. Busca atención y disfruta de nuestra compañía.

Propiedad y protección

El felino suele creer que eres de «su propiedad»; con lo que, al acercarse a ti, manifiesta su amor pero también te impregna de su olor.

Es probable que en este momento también te amase con su patitas delanteras, esto lo hacían cuando eran pequeños para masajear las mamas de su madre cuando se amamantaban. Ahora lo hacen como instinto más primario, sienten esa protección y comodidad contigo, la misma que sentían con su madre. Contigo se sienten protegidos y pueden dormir tranquilos.