Fotografía de archivo de cuatro latas de bebida energética - ABC

A un joven inglés se le pudre la dentadura tras consumir seis latas de bebida energética al día

Tomaba este tipo de producto para mejorar su rendimiento en la universidad hasta que, un día, al morder una manzana, le saltaron por los aires cuatro dientes

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Vinnie Pyner, un estudiante británico de 21 años, ha arruinado su dentadura debido al consumo excesivo de bebidas energéticas: se le han roto cuatro dientes, mientras que el resto se le han podrido.

El muchacho explica que empezó a tomar este tipo de producto durante su segundo año de carrera –septiembre de 2017–, en época de exámenes, para concentrarse mejor y ser capaz de mantenerse despierto. Al principio, bebeía unas dos latas al día; más tarde, su adicción creció y llegó a consumir hasta seis latas en una misma jornada. «Todo comenzó como una forma de aliviar el estrés y la presión del curso universitario. Tenía que estar centrado cuando se trataba de temarios como los de computación y codificación. Pero nunca pensé que la cosa se pondría tan mal y al final todo esto afectó dramáticamente mi confianza», explica el joven en el portal web KentOnline.

Confiesa que empezó a lavarse los dientes dos veces al día, cuando empezó a sentir dolor (lo que significa que, antes de sentirlo, se los cepillaba con menos frecuencia). Aunque la verdadera señal de alarma llegó cuando un día, al moder una manzana, le saltaron por los aires cuatro dientes. Rápido acudió al dentista, que –según expone el chico– «quedó extremadamente impactado al ver los dientes y aseguró que era uno de los peores casos de caries que había visto nunca», ya que descubrió que tenía toda la dentadura carcomida. En total, Vinnie necesitará 24 empastes, además de carillas, para recuperar su antigua sonrisa.

Ahora, el chico, arrepentido, asegura que solo quiere recuperarse y que ha dejado de lado la adicción a las bebidas energéticas «que arruinó» su vida «por completo».

Casos en España

En España también se han dado casos trágicos debido al consumo compulsivo de bebidas energéticas. Sin ir más lejos, contaba La Verdad, cuando un hombre de unos 30 años murió en Los Alcázares (Murcia) tras beber una botella de ron mezclado en parte con dos botes de bebida energética, según indicaba el atestado de la Benemérita.

El suceso se produjo a las 20.39 horas del día de Año Nuevo, cuando el teléfono único de Emergencias 112 recibió la llamada de una persona que relató que un chico que había ido a su casa se encontraba ebrio hasta el punto de quedar inconsciente. En concreto, indicó que había en el piso varios compañeros con él, quienes relataron que empezó a sentirse mal, lo que hizo que saliera al balcón con la finalidad de tomar aire, lugar donde finalmente se desplomó al suelo.

[Aquí puede encontrar información sobre las bebidas estimulantes y los peligros de su «efecto rebote»]