Cecile Eldge, minutos después de dar a luz a su hija y nieta
Cecile Eldge, minutos después de dar a luz a su hija y nieta - Ariel Panowicz

La increíble historia de la abuela que parió a su nieta para ayudar a su hijo

La mujer recurrió a la fecundación in vitro mediante el esperma de su hijo y los óvulos que voluntariamente aportó su otra hija

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hay una familia en Nebraska que está celebrando la llegada de un nuevo miembro después de que pariese la abuela. Se trata de la increíble historia de Cecile Eldge que, después de toda una odisea médica, ha dado a luz a su propia nieta para ayudar a su hijo, Matthew Eldge, y a su marido para cumplir su sueño de ser padres.

La mujer de 61 años y los familiares se volcaron en encontrar una solución para poder traer a un pequeño al mundo. Finalmente, decidieron recurrir a la gestación subrogada hace 40 semanas pese a la polémica que envuelve esta práctica en Estados Unidos y pese a los riesgos a los que se someten las mujeres que en su edad se quedan embarazadas. Aun así, después de estudiar las posibilidades con su médica Carolyn Maud Dougherty, decidieron seguir adelante con el proceso.

Pero había un problema: como Cecile Eldge tiene la menopausia desde hace diez años no podía gestar al bebé por sí sola. Por tanto, no solo recurrieron a la fecundación in vitro mediante el esperma de su hijo, sino que su otra hija, Lea Yribe, decidió aportar los óvulos.

Elliot Dougtherty coge en brazos a su hija después de nacer
Elliot Dougtherty coge en brazos a su hija después de nacer - Ariel Panowic

A pesar de las adversidades Eldge consiguió quedarse embarazada al primer intento hace nueves meses. Y hoy la familia ya disfruta de la pequeña Uma Louise Dougherty-Eldge. «No se como describirla, es extraordinaria», expresó muy emocionado su hijo en declaraciones al New York Post. «Le tengo un profundo respeto y estoy profundamente agradecido de que a pesar de ser mayor ella continúé yendo más allá por mi», añade.

Ha sido el fotógrafo Ariel Panowicz, quien pudo retratar el momento del parto y congelar cada segundo de esta increíble, altruista y polémica historia, a partes iguales, para mostrarla al mundo en su página web.