Imagen de Nick Griffiths con su dedo amputado
Imagen de Nick Griffiths con su dedo amputado - Hotel Downtown

Un hombre dona su dedo del pie amputado para realizar un cóctel

Un local de la provincia canadiense de Yukón realiza una bebida cuyo ingrediente estrella es esta parte del cuerpo

Actualizado:

Un británico ha donado desinteresadamente su dedo gordo de pie amputado a un bar de Canadá... para que lo sirvan en un cóctel. A pesar de lo disparatado que pueda parecer, esto ha ocurrido de verdad.

Un antiguo soldado de élite británico, Nick Griffiths, envió su dedo al hotel Downtown de Dawson, en Yukón, al noroeste de Canadá. El hombre lo había perdido durante la maratón de invierno Yukon Arctic, en la que participó en 2018 en esa misma región. Sufrió una complicada copngelación en su pie izquierdo mientras competía, por lo que tuvo que volver al Reino Unido para ser atendido en el hospital, donde no hubo más remedio que amputárselo. En lugar de deshacerse de él, Griffiths decidió conservarlo en un alcohol especial.

Un año después del suceso, el exsoldado ha decidido donarlo a este establecimiento para que pueda preparar su cóctel más típico: el «Sourtoe cocktail». Esta bebida es famosa por incluir carne humana, y es que el ingrediente distintivo es un dedo gordo del pie disecado.

El dedo llegó a través del correo postal junto a una carta escrita a mano
El dedo llegó a través del correo postal junto a una carta escrita a mano - Hotel Downtown

Aunque pueda parecer vomitivo, es una tradición de esta localidad de 2.000 habitantes desde hace más de cuatro décadas. Eso sí, si quieres probarlo, hay una norma: «puedes beberlo rápido, pudes beberlo lentamente, pero tus labios deben tocar el dedo del pie». Al hacerlo, el propio bar proporciona un certificado que acredita la valentía del consumidor.

Lejos de «espantar» a los clientes, el local lleva ya 86.000 cócteles vendidos desde el año 1973. Según informa la BBC, desde el bar están encantados con esta donación: «Son muy difíciles de encontrar en estos días y esta generosa donación ayudará a garantizar que la tradición continúe».

Asimismo, el establecimiento ya ha hecho varios llamamientos para pedir la donación de más dedos amputados. De entre las anécdotas contadas, el gerente del bar ha contado a la cadena británica que ha habido casos en los que la gente ha robado el dedo o incluso se lo han tragado. Además, ha anunciado que le pagará el viaje a Yukón para que Griffiths pueda probar el cóctel con su propio dedo del pie.