Se gastan casi 300.000 euros para convertirse en los Barbie y Ken reales

Anastasia y Quentin aseguran que todavía no han completado su increíble transformación

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una obsesión puede convertirse en un asunto muy caro. Cuando uno está dispuesto a todo por aquello que no puede quitarse de la cabeza olvida los límites del sentido común; y sencillamente concentra toda su energía (y su dinero) en alcanzar ese objetivo que otros no consiguen entender. Hay quien es capaz de gastar 25.000 dólares en cirugía para parecerse a su actriz favorita... y hay parejas que no dudan un instante en invertir diez veces esa cantidad para mirarse en el espejo y ver a Barbie y Ken. Eso es lo que han hecho Anastasia Reskoss y su novio Quentin Dehar.

Ella tiene 20 años, él cuenta 23. Y según leemos en el blog Izismile, han 'quemado' nada menos que 209.000 libras, algo más de 284.000 euros, en visitas al quirófano. Su único deseo es ser idénticos a los dos famosos muñecos de Mattel. La cantidad que han empleado en hacer realidad su aberrante fantasía es impresionante, pero mucho más si se tiene en cuenta que no se trata de una cifra cerrada. Así es: Anastasia y Quentin confiesan que todavía tienen pendientes algunos retoques para dar su «obra» por finalizada.

Ninguno de los dos siente vergüenza por la «metamorfosis» a la que se han sometido. Al contrario. Están tan orgullosos que ni siquiera tienen inconveniente en hacer públicos los detalles de sus operaciones. Ofrecen cumplida información, por ejemplo, sobre lo que ha costado cada una de las cirugías. Sólo los pechos de ella, por ejemplo, han costado más de 13.600 euros. Y él se ha dejado prácticamente la misma cantidad en arreglos para su nariz. Incluso han gastado cerca de 70.000 euros en un coche como el de Ken y Barbie para completar el cuadro.

Están juntos desde hace un par de años, pero Anastasia asegura que a los 15 ya tenía claro que quería convertirse en la muñeca favorita de millones de jóvenes en todo el mundo. «Fui una buena estudiante, pero pronto me di cuenta de que quería parecerme a ella. Mis padres, al fin y al cabo, preferían una hija preocupada por su apariencia que preocupada por las drogas», comenta. Para Quentin, el atractivo de Ken no se limita al físico: también desea imitar su estilo de vida ostentoso.

Ni uno ni otro reconocen ya a los protagonistas de estas viejas fotos, pero son ellos mismos antes de insertar grandes cantidades de silicona en su cuerpo:

Lo cierto es que no son los primeros que han tenido y llevado a cabo la idea de convertirse en los Barbie y Ken de carne y hueso. El último antecedente era el de dos jóvenes que, lejos de formar una pareja, sentían repulsión mutua. Tampoco olvidamos a Cindy Jackson, conocida como «la mujer barbie» o la mujer con más operaciones estéticas; ha pasado 52 veces por el quirófano para hacerse todo tipo de remodelaciones corporales y faciales con las que parecerse a la popular muñeca. Además, el pasado mes de junio se conoció el fallecimiento del brasileño Celso Santebanes, otro Ken de la vida real. No hicieron falta ni dos semanas para que Internet encontrase a su nuevo 'muñeco humano', Mauricio Galdi. Sin duda alguna, vivimos tiempos extraños.