FacebookLa madre que incendió Facebook por «colocar» un piercing a su bebé

La mujer decidió generar un debate en Facebook con una intención muy distinta a la aparente

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Actualmente existen pocos altavoces con una potencia comparable a la que ofrecen las redes sociales. Una publicación con un contenido interesante o llamativo, lanzado en el momento y con la forma adecuada, puede dar la vuelta al mundo en cuestión de horas. Por eso son muchos los que utilizan estas herramientas para dar visibilidad a una cuestión o una causa que les preocupa. Eso es lo que ha hecho Enedina Vance, una joven madre de Ohio que ha causado una espectacular polémica en Facebook por poner un piercing a su hija de seis meses. O al menos, eso parecía.

Fue el pasado 28 de junio cuando Enedina publicó en su perfil una fotografía de su pequeña «perforada» en una mejilla. «¡He perforado el hoyuelo de mi niña! Le queda tan bien, ¿verdad? Sé que le va a encantar y que me lo agradecerá cuando crezca. Si luego resulta que no le gusta puede quitárselo, no pasa nada. Soy su madre, es mi hija y haré lo que quiera. Tomaré todas las decisiones por ella hasta que tenga 18 años», comentó la mujer, «no juzguen mi manera de criar a mis hijos, todos lo hacemos de manera diferente, no es de su incumbencia».

La reacción global no se hizo esperar. La fotografía de la hija de Enedina se hizo viral y pronto comenzaron a aparecer mensajes criticando la actitud de la madre. Algunos fueron más allá y no dudaron en insultar y amenazar gravemente a la joven, que ha publicado algunos de esos mensajes en su perfil. Pero lo que no esperaban esos ciudadanos enfurecidos es que la foto estaba trucada: no había tal piercing. Todo formaba parte de una treta urdida por la mujer para obligar al mundo a reflexionar sobre la perforación o circuncisión de niños en edades tempranas.

Eso sí, ella misma ha admitido que no esperaba la gran repercusión que ha tenido su montaje, ni que tanta gente fuese incapaz de captar el sarcasmo. «No puedo creer que tantas personas no hayan comprendido que esto era puramente satírico. Todavía me amenazan con darme una paliza y con llamar a las autoridades para quitarme a mis hijos», confiesa. Lo cierto es que su post continúa difundiéndose por Facebook, donde ya ha sido compartido por más de 14.500 usuarios y ha recibido más de 13.200 «me gusta».

Aunque las leyes lo permiten en muchos lugares del mundo, Enedina está en contra de prácticas como la circuncisión por motivos culturales o religiosos, así como de perforar las orejas de las recién nacidas. Tuvo clara su postura desde que supo que iba a ser madre: cree que es necesario proteger el derecho a decidir de los niños. «¿Hay alguna niña de una semana de edad que quiera que le pongan pendientes? Sólo por estética no es una razón suficiente», sentencia.