Las dietas son un peligro si se hacen sin la supervisión de un especialista
Las dietas son un peligro si se hacen sin la supervisión de un especialista - ABC

Dieta coherenteAlimentarse de aire y otras absurdas formas de perder peso antes del verano

Desde comer papilla de bebé, hasta acompañar las comidas de kilos de hielo. Estas son las cosas que no deberías hacer para perder peso

MadridActualizado:

Todos sabemos que hay que comer sano (y, a grandes trazos, qué alimentos debemos meternos entre pecho y espalda para ello). Sin embargo, con la llegada del verano son muchos los que buscan perder peso drásticamente y de forma veloz para conseguir una figura perfecta que lucir en la playa. Eso hace que no sean pocos los que recurren a una serie de dietas que pasan la barrera de la seriedad y pueden poner en serio peligro a aquel que las practique. La BBC ha recogido cuatro de ellas que, ahora, te mostramos.

1-La dieta del pomelo. Esta fruta aparece en todo tipo de «recetas mágicas» para perder peso. De hecho, era usada por estrellas como Marilyn Monroe. ¿Cuál es su secreto? En palabras de la BBC, la clave es ingerir una antes de cada comida para que estimule el metabolismo debido a que contiene una enzima que quema la grasa. A día de hoy, esta dieta comparte muchas similitudes con otras que afirman que hay que comer la fruta previamente al plato principal (o incluso media hora antes) para que el estómago se sacie. De esta lista, es la más saludable.

2-La dieta del aire. Este régimen nació gracias a las creencias hindús que afirman que los seres humanos pueden sobrevivir sin alimentos, y tan solo con la vitalidad que les da el aire. A su vez, cobró mucha importancia en Francia, donde se la llama «L’Air Fooding». ¿En qué consiste? Sencillamente, en sentarse frente a un plato de comida y coger un trozo con un tenedor… pero sin metértelo en la boca. De hecho, si se sigue esta dieta solo se puede comer agua y sopa de sal.

3-La dieta del hielo. Consiste, sencillamente, en comer helados de agua. Este régimen fue ideado por Brian Weiner quien afirma que, cuando ingerinmos algo frío, nuestro cuerpo gasta energía en calentarlo y se aumenta el metabolismo basal (la cantidad de calorías que gasta nuestro cuerpo por el mero hecho de existir). Así pues, afirma que comer un litro de agua helada quema hasta 160 calorías extra al día.

4-La dieta del bebé. Este régimen consiste en comer 14 frascos de papilla al día. Sus bondades residen en que cada tarrito cuenta con una cantidad ínfima de calorías (entre 20 y 100) y es sumamente saciante. Además, sus seguidores afirman que es sumamente sencillo controlar las cantidades. Eso sí, los expertos la desaconsejan.