La deliciosa casa construida con 10.000 kilos de chocolate

La construcción logra un récord Guinness por ser la mayor escultura de chocolate jamás creada

Actualizado:

Seguro que conoces el cuento de 'Hansel y Gretel', un clásico alemán popularizado e internacionalizado por los hermanos Grimm. Los dos hermanos son abandonados en el bosque por su madrastra y acaban llegando a una casa construida con chocolate, caramelos, jengibre y azúcar. Hambrientos, comienzan a devorarla, pero no tardan en descubrir que se trata de una trampa urdida por una malvada bruja. Más allá del desenlace del relato, ¿qué niño amante de los dulces no ha soñado con tener una casita similar?

El blog de los Guinness World Records nos presenta la mayor escultura de chocolate jamás construida. Se trata de una pequeña casa que inevitablemente nos recuerda a la de 'Hansel y Gretel', erigida utilizando nada menos que 10.488 kilos de chocolate. Un espacio de quince metros cuadrados que hace las delicias de los más glotones. Los responsables de su creación son unos expertos chocolateros de la localidad de Uberaba, en Minas Gerais (Brasil).

Pensándolo bien, el chocolate es un material de construcción estupendo. Con chocolate duro pueden fabricarse ladrillos sólidos, la crema de cacao caliente hace las veces de cemento para mantener unidas todas las piezas. Los peculiares albañiles fueron uniendo un bloque tras otro hasta alcanzar casi dos metros y medio de altura, pero no se conformaron con eso. En el interior de la construcción podemos encontrar abundante decoración y útiles de cocina, todos cuidadosamente fabricados a base de chocolate.

Un molde de silicona sirvió para crear un habitante para la casa, una estatua de Chico Xavier, médium y espiritista célebre en Brasil. El nivel de detalle es tal que resulta sorprendente que apenas costase trece días levantar este pequeño edificio. El trabajo, en cualquier caso, ha merecido la pena. Sus autores se han hecho con el récord Guinness para la mayor escultura de chocolate del mundo, que llevaba desde 2015 en manos de unos pasteleros chinos.