Tren bala
Tren bala - ABC
EL RECREO

Cuatro inventos japoneses que han revolucionado el mundo

Repasamos las principales innovaciones tecnológicas creadas en el país del sol naciente

Actualizado:

En nuestro repaso diario por los temas más jugosos de la blogosfera que aparecen destacados en la portada de Bitácoras.com, hoy nos detenemos en un post publicado en la «Revista Educación Virtual» con algunas de las principales innovaciones desarrolladas en Japón y que han cambiado la vida de millones de personas en todo el mundo. ¿Te gustaría conocerlas?

El tren bala. A mediados de los años 1950 y con las olimpiadas de Tokio en el horizonte, el país del sol naciente tenía un importante problema de saturación en la principal línea ferroviaria del país. Fue entonces cuando el gobierno decidió construir la denominada línea troncal o Shinkansen, convirtiéndoles en pioneros de la alta velocidad ferroviaria en el mundo con sus «trenes bala». Desde entonces, el paisaje nipón se ha ido llenando de nuevas líneas hasta las nueve actuales cuyas velocidades «de crucero» oscilan en torno a los 300 kilómetros por hora. La elevada velocidad de los trenes bala les permite competir con el transporte aéreo y están considerados como el medio de transporte más seguro del mundo, superando incluso al avión. Su expansión a nivel internacional, con especial mención a nuestros Talgos y AVEs españoles, es un hecho. Ver circular a estas maravilllas de la ingeniería se convierte en un auténtico ejercicio de arte.

La calculadora de bolsillo. Si a día de hoy tienes un smartphone u ordenador entre tus manos, posiblemente debas agradecérselo a las primeras calculadoras electrónicas portátiles. Las primeras aparecieron en Japón en 1970 y no tardaron en ser comercializadas por todo el mundo. Entre estas estaban la Sanyo ICC-0081 Mini Calculator y la Canon Pocketronic. El avance y aprovechamiento de la calculadora fue en incremento ya que al poder fabricar calculadoras usando unos cuantos chips con un bajo consumo, pudieron surgir las primeras calculadoras portátiles.

El Walkman. Si repasamos la evolución tecnológica de la industria musical partiríamos de los discos de vinilo, seguiríamos con las cintas de casette, los cedés, los reproductores de MP3 y llegaríamos hasta los servicios musicales en la nube como Spotify. Pero en todos estos hitos hay uno que marcó un antes y un después, y que al igual que la innovación del punto anterior -y aunque le pese al iPod de Apple-, supuso un cambio hacia la portabilidad en los hábitos del consumidor. Aunque no fue el primer reproductor «móvil» de la historia, el Walkman de la compañía Sony lanzado en 1979 sí consiguió alcanzar en muy breve periodo de tiempo el número uno en las ventas mundiales hasta alcanzar el estatus de símbolo de toda una generación.

La luz azul (LED). Hace tan solo dos años que los japoneses Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura fueron galardonados con un Premio Nobel de la Física por la invención de «los diodos emisores de luz azul que han permitido las fuentes de luz blanca brillante de ahorro energético»; en otras palabras, por las actuales y eficientes bombillas LED. El descubrimiento ha sentado las bases para la televisión de alta eficiencia energética, las pantallas de móviles y ordenadores o bombillas de ahorro de energía hasta el punto de decirse que tiene el potencial de revolucionar el siglo XXI.