Imgen de archivo de un delfín, no de Zafar, protagonista de este caso
Imgen de archivo de un delfín, no de Zafar, protagonista de este caso - Archivo

Cierran una playa en Francia por un delfín en celo que quería tener sexo con los bañistas

Zafar, que así se llama el animal, se frotaba y golpeaba a los bañistas

Actualizado:

Landévennec, un pueblo costero de Bretaña ha prohibido nadar en su playa porque un delfín en celo ha estado asustando a turistas y lugareños acercándose a ellos y tratando de frotarse contra ellos, según informa The Telegraph.

El delfín incluso trató, incluso, de evitar que varios nadadores salieran del agua, empujando a una mujer para subirla en volandas. En claro estado de excitación sexual también trataba de frotarse con kayaks y otras embarcaciones pequeñas.

El delfín de tres metros de largo, que los lugareños han apodado Zafar, ha estado dando vueltas por la bahía de Brest durante meses, entreteniendo a los turistas mientras visitaba las playas y costas de Plougastel-Daoulas, Logonna-Daoulas y Landevennec.

Los niños de las escuelas de vela estaban encantados cuando el delfín aparecía de repente y nadaba alrededor de sus botes, y Zafar a veces permitía que los nadadores se agarraran a su aleta dorsal y se fueran a dar un paseo con él.

Pero luego, hace unas semanas, todo cambió.

«La natación y el buceo están prohibidos en la costa de la aldea... siempre que se confirme la presencia del delfín», decía un comunicado emitido la semana pasada por el alcalde de Landévennec, Roger Lars. «Acercarse a menos de 50 metros del delfín también está prohibido», decía el texto.

Según informa France3, la prohibición duró una semana ya que después Zafar se fue a otras aguas.

El motivo del cambio de comportamiento del delfín, según dijo un experto al periódico Ouest-France, es que está en celo. Los delfines no tienen una época particular del año para reproducirse y pueden aparearse en cualquier momento. Parecen tener relaciones sexuales recreativas frecuentes y, a veces muestran comportamientos sexuales hacia otras especies, incluidos las personas.

Los expertos señalan que son animales salvajes muy grandes y que podrían causar lesiones graves.