La botella de vino que lleva más de 1.600 años cerrada

El debate sobre el vino más antiguo del mundo está servido: ¿abrirlo o mantenerlo en su botella?

MADRIDActualizado:

Aunque esto no es exactamente así, todo el mundo cree que el vino mejora con los años. Lo que no aclara la sabiduría popular y queda reservado para los expertos en la materia es dónde está el límite. ¿Cuánto tiempo podemos dejar que envejezca? ¿Merece la pena esperar y esperar durante años, en lugar de descorchar la botella y saborearlo? La mayor parte sucumbe a la tentación y acaba abriéndola en una ocasión especial, pero siempre hay excepciones. Hoy queremos hablarte de una que lleva más de 1.600 años esperando.

Se trata de la famosa botella de vino de Espira, también conocida como 'Römerwein', que descubrimos gracias al blog The Vintage News. Es una auténtica reliquia: según los estudios realizados, podría llevar cerrada cerca de diecisiete siglos, dado que su origen se sitúa entre los años 325 y 359. Un envase de gran tamaño, con capacidad para un litro y medio de líquido y un asa a cada lado, probablemente para facilitar el consumo del vino sin necesidad de utilizar vasos o copas.

La vetusta botella, que obviamente es la más antigua del mundo, fue descubierta en 1867 durante una excavación en la región alemana de Renania-Palatinado. Se sabía que en aquel lugar descansaban los restos de un noble romano. En efecto, los trabajos permitieron descubrir un cuerpo de hombre y otro de mujer; pero la auténtica sorpresa se produjo cuando se comprobó que ambos habían sido enterrados con varias botellas de vino. Sólo una de entre todas ellas había soportado intacta el paso del tiempo.

Actualmente, el vino se encuentra expuesto en el Museo Histórico del Palatinado, en la ciudad alemana de Espira. Han sido muchos los científicos que han tratado de obtener permiso para abrir la botella y analizar minuciosamente su contenido, pero hasta la fecha nadie ha conseguido la autorización. Lo que sí se conoce es que el líquido es una mezcla de aceite, miel y vino: el aceite actúa como sello para proteger el vino del oxígeno y se supone que la miel se utilizaba como edulcorante.

Por la red circulan un buen número de teorías sobre el posible estado del caldo: desde quienes creen que podría haberse conservado más o menos bien, hasta quienes piensan que podría ser incluso tóxico. Por ahora, el misterio continuará bajo el tapón de una pieza única. La más antigua de su clase, aunque podría serlo incluso más. Las primeras pruebas fiables de producción de vino son anteriores al año 5.000 antes de Cristo.