Las sobras pueden ahorrarnos hacer una cena, pero hay que tener cuidado con ellas
Las sobras pueden ahorrarnos hacer una cena, pero hay que tener cuidado con ellas - Fotolia

Siete claves para que las sobras de tu nevera se mantengan en perfecto estado

Desde esperar a que se enfríe la comida antes de meterla en la nevera, hasta evitar recalentar los platos más de una vez

Actualizado:

Viernes. Tras una cansada noche de fiesta, llegas a casa ansioso por meterte entre pecho y espalda cualquier plato de sobras que haya en la nevera. Abres y, desesperado, alcanzas lo primero que ves. Un « tupper» de arroz que ya has recalentado otras dos veces. No hay otra cosa, pero no te termina de convencer. ¿Es sano comérselo después de haber pasado por el microondas en más de una ocasión?¿Puedo calentarlo de nuevo?¿Es mejor tomarlo frio?

Si estas preguntas han rondado tu cabeza en más de una ocasión no debes preocuparte, pues no eres el único. De hecho, las cuestiones suelen ser tan recurrentes que la versión digital de la « BBC» ha elaborado un listado señalando una serie de precauciones que hay que tener en cuenta a la hora de tratar con las sobras de comidas anteriores. Algo que todos hacemos debido a las prisas del día a día, pero que muy pocos llevan a cabo de forma segura.

Las normas básicas para comer unas sobras sanas

1-Según la Agencia de Estándares Alimenticios del Reino Unido, la norma básica a la hora de comer sobras es que solo deben recalentarse una vez. Después de ello, lo mejor es tirarlas y no volver a guardarlas en la nevera. Y es que, meter en el microondas más de una vez esta comida puede provocar molestias estomacales.

2-La temperatura ideal para acabar con las bacterias de los alimentos cuando se recalientan es de 74º Celsius.

3-Si al sacar la comida del micro observas que esta tiene partes frías, es que todavía pueden quedar barcterias en la comida recalentada.

4-Si un alimento lleva la etiqueta de «Fecha de caducidad» no te lo comas después de esa jornada. Si, por el contrario, lleva escrito «Consumir preferiblemente antes de» puedes darle un par de jornadas más. En este caso, serán alimentos no perecederos como galletas o bollería. Aunque ten en cuenta que el sabor no será el mismo.

5-El arroz es un caso especial. Cuenta con una bacteria llamada «bacillus cereus» que produce una toxina que no se destruye con el calor. Por ello, lo mejor es esperar a que se enfrie, meterlo en la nevera, y recalentarlo únicamente una vez. Después, lo que sobre deberá ir directamente a la basura.

6-Para que las sobras se conserven correctamente, lo ideal es tener la nevera en un rango de temperatura de entre 0 y 5 grados.

7-No pongas nunca en la nevera alimentos calientes, pues el contraste de temperatura hace que, posteriormente, no se puedan comer. Lo ideal es esperar a que esté templada.