César Sánchez, Antonio Adán y Diego López compartieron vestuario con Casillas
César Sánchez, Antonio Adán y Diego López compartieron vestuario con Casillas - efe
real madrid

Casillas, 12 compañeros en la portería en sus 16 años en el primer equipo

César Sánchez y Diego López han sido los dos grandes rivales a los que se ha tenido que enfrentar el de Móstoles

Actualizado:

La gran oportunidad de Íker Casillas con el Real Madrid se produjo el 27 de noviembre de 1998, cuando contaba con apenas 16 años. Su convocatoria para el partido de Champions League ante el Rosenborg se produjo por las bajas de Illgner y de Contreras. Casillas viajó a Noruega como suplente de Cañizares, que fue el titular del encuentro. Desde entonces, el de Móstoles ha tenido que competir con 12 porteros en los 16 años que lleva en el primer equipo.

Durante la temporada 1998-99, Casillas formó parte de la plantilla del Real Madrid C, en Tercera división, y su debut en Liga no tuvo lugar hasta la siguiente campaña. En concreto, se produjo el 12 de septiembre de 1999 ante el Athletic, en La Catedral. A partir de ahí, protegió la portería blanca en 27 encuentros, dejando en el banquillo al argentino Bizarri.

En el verano de 2000 llegó al Santiago Bernabéu César Sánchez, aunque en su primer año apenas tuvo oportunidades y tuvo que ver desde el banquillo cómo Iker se mantenía como el guardameta titular. Sin embargo, en la campaña 2001-02 cambiaron las tornas y fue el guardameta de Cáceres el que se hizo con la confianza de Del Bosque. César también salió en el once inicial de la final de la Liga de Campeones ante el Bayer Leverkusen, pero una inoportuna lesión durante el choque hizo que Casillas tuviese que saltar al terreno de juego para convertirse en el héroe de Glasgow con tres grandes intervenciones.

A partir de ese día, Íker recuperó la titularidad y relegó a César al ostrcismo del banquillo. El guardameta madrileño disputó los 38 partidos de la temporada 2002-03 con Del Bosque, 37 en la 2003-04 a las órdenes de Queiroz, y otros 37 en la 2004-05, en la que convenció a tres entrenadores distintos: Camacho, García Remón y Luxemburgo.

Después de tres temporadas prácticamente en blanco, César se fue al Zaragoza y el Madrid no quiso fichar a ningún portero de renombre, puesto que estaba claro quién iba a disputar todos los encuentros. De la cantera se subieron al primer equipo a Cobeño, Codina y Diego López, el único que llegó a disputar dos partidos de Liga esa temporada.

La siguiente campaña, la 2006-07, mantuvo exactamente el mismo guión. Casillas lo jugó todo con Capello y Diego López se mantuvo como segundo portero del primer equipo. En el verano de 2007 el conjunto madridista fichó a Dudek. El portero polaco llegaba con la carta de libertad tras finalizar su contrato con el Liverpool y se buscó que aportase al equipo su experiencia y veteranía. Sin embargo, en las tres temporadas que estuvo en la Casa Blanca no llegó a disputarle la titularidad a Casillas en ningún momento, y su paso por la capital española será recordada por aspectos negativos como el «Alcorconazo» de 2009.

Una difícil relación con Mourinho

Los problemas para Casillas comenzaron con la llegada al banquillo de Mourinho, sobre todo a partir de su tercer y último año al frente del Madrid. El 22 de diciembre de 2012 el técnico portugués optó por darle la titularidad a Adán en el partido frente al Málaga. La medida se tomó en un primer momento como una simple llamada de atención al de Móstoles, que había firmado un inicio de Liga irregular.

De fondo se comenzaba a entrever una difícil relación entre ambos, pero el regreso de Casillas al once inicial parecía que ponía el punto y final a los rumores. Sin embargo, todo cambió durante el partido de Copa del Rey que el Madrid jugó frente al Valencia. Durante el choque, Arbeloa le dio una patada en la mano izquierda a Íker, que le produjo una fractura y una baja de dos meses y medio.

El equipo blanco decidió reforzarse en el mercado invernal con Diego López, que regresaba al Bernabéu para hacerse con el control de la portería. Cuando Casillas se recuperó de su lesión en abril, Mourinho ofreció una de sus frases más célebres al asegurar que Íker contaba con el alta médica, pero no con el «alta competitiva». Posteriormente, el entrenador reconoció que le gustaba más Diego López como portero y se producía una división en el vestuario merengue que acabó con la salida de Mourinho del Madrid.

La llegada de Ancelotti no supuso ninguna mejoría para Casillas. El italiano decidió desde el principio que Diego López iba a ser el titular en Liga, mientras que en Copa del Rey y Champions fue Íker el que defendió los palos. Dos competiciones en las que el Madrid resultó campeón. En la pasada temporada, el técnico blanco decidió que Casillas fuese el titular en Liga y Champions y el recién fichado Keylor Navas se quedó únicamente con los encuentros de Copa del Rey.