El fisioterapeuta Daniel Martínez y el doctor Francisco José Morate, entre Ancelotti y Ramos
El fisioterapeuta Daniel Martínez y el doctor Francisco José Morate, entre Ancelotti y Ramos - efe

Revolución médica en el Real Madrid

El doctor Olmo remodela su equipo tras la plaga de lesiones y el bajo rendimiento de esta temporada

rubén cañizares
Actualizado:

Con el archivo de altas y bajas intacto sobre la mesa del despacho de Rafa Benítez, a la espera que el nuevo técnico del conjunto blanco decida mover ficha, el Real Madrid centra sus esfuerzos en la reorganización de su cuadro médico, al que ha decidido darle un lavado de cara tras una convulsa temporada en la que las lesiones han marcado decisivamente el decepcionante desenlace de la segunda y última campaña de Ancelotti al frente del banquillo blanco.

El doctor Jesús Olmo, jefe de los servicios médicos del Real Madrid desde verano de 2013, recomendó a los mandatarios blancos acometer una reestructuración de su área para evitar que la situación de la 2014-2015 se repitiera en temporada venideras. Según el galeno, persona de máxima confianza del presidente, el elevado número de contratiempos de salud y la mala situación física de la plantilla fueron las dos claves para no levantar ninguno de los grandes títulos. Dos motivos que han acabado con la salida de cinco personas del departamento médico y la llegada de cuatro nuevos profesionales, todos ellos afines a los métodos de trabajo del doctor Olmo, cuestionados por una parte del vestuario blanco.

Inesperado

Desde sus paraísos vacacionales, los jugadores han recibido con poco agrado esta revolución médica. Los fisioterapeutas Juan Muro, Dani Martínez y Carlos Heredia, los tres con más de diez años en la entidad; el preparador físico Santi Lozano, también con más de una década a sus espaldas en el club blanco; y el doctor Francisco José Morate, desde 2001 en el Real Madrid, fueron despedidos esta semana. Todos ellos eran empleados valorados por los jugadores. De hecho, Carlos Heredia fue fundamental en la rehabilitación de Jesé Rodríguez, la perla de la cantera, lesionado de gravedad en su rodilla derecha en marzo del pasado año. Además, era uno de los favoritos de Cristiano, como ABC pudo comprobar en mayo en Turín cuando el luso notó un pinchazo en la espalda, en el entrenamiento previo al duelo contra la Juventus, y Heredia acudió a su auxilio.

Según ha podido saber este periódico, el vestuario no entiende el adiós de estos profesionales que consideran de sobra capacitados para la importante labor que desempeñaban. La situación es la misma que cuando el verano pasado se decidió prescindir de Pedro Chueca, una eminencia de la fisioterapia al servicio del Real Madrid durante más de veinte años. Sus manos eran consideradas magia por los jugadores, pero el doctor Olmo le apartó de Valdebebas. Drástica medida que no evitó que algunos futbolistas de la actual plantilla sigan depositando su confianza en él. Por ejemplo, Ramos, que se lo llevó a Marrakech en diciembre para que le tratara de una lesión muscular que le tuvo como seria duda para la final del Mundial de Clubes.

Otro caso llamativo, como pudo comprobar este periódico, fue ver a Jesé durante el pasado mes de noviembre (tramo final de su lesión) recuperándose en el popular gimnasio Go Fit de Vallehermoso, bajo la supervisión de Pedro Chueca, donde el fisioterapeuta tiene su propia clínica de rehabilitación.

Muchos en el vestuario blanco desconfían del doctor Olmo. Creen que sus diagnósticos no están a la altura de lo que exige todo un Real Madrid y así lo evidencian con el mote que le han puesto: «Doctor Estiramientos», por su persistencia en recuperar lesiones a base precisamente de ello, de estiramientos. Por ello, en febrero, aunque sin éxito, con el apoyo de Ancelotti y del resto del cuerpo técnico, solicitaron formalmente a la entidad su salida del club o, al menos, de sus funciones en la primera plantilla. El doctor Olmo tomó nota de aquello y, según la versión los pesos pesados del vestuario, con la idea de evitar más motines, ha decidido remodelar el área médica con gente de su confianza.

Cuatro son las adquisiciones. Dos recuperadores: Félix Fernández, quien ya trabajó con Rafa Benítez en el Liverpool; y el luso Vitor Pimenta, fisioterapeuta de confianza de Coentrao. También entra en nómina Mikel Aramberri, viejo conocido del doctor Olmo por el pasado de ambos en el rugby. Y, por último, regresa Ximo Más, médico del Levante esta temporada que dejó el Real Madrid hace un año por motivos personales. Todos ellos formarán la nueva cúpula de confianza del doctor Olmo.