Sergio y René Ramos
Sergio y René Ramos - efe
real madrid

René Ramos, el negociador sin mano izquierda

El apoderado de Sergio es un profesional capaz de vender una nevera en la Antártida, pero que choca con la forma de actuar del Real Madrid

Actualizado:

El hermano mayor de Sergio es el culpable de todo. René Ramos quería ser futbolista y jugó en el equipo de su pueblo, el Camas. No cumplió su sueño, pero convenció a Sergio para que jugara con los chavales del Camas. Ahí nació todo. El Sevilla le fichó para sus categorías inferiores. Y de allí a la eternidad. Al primer equipo sevillista, a la selección y al Real Madrid, por el que firmó en 2005 con 19 años. Rafa Benítez sabe que cuenta con un jugador experimentado que sabe mandar a la defensa.

René se había convertido en el apoderado del Sergio triunfal desde su ascenso al Sevilla de Primera. Extrovertido, locuaz, el hermano mayor un profesional serio que no se arredra ante nada. Va con su faz por delante, sin regateos. Es capaz de vender una nevera en la Antártida. Casado con la modelo Vania Millán, Miss España en 2002, quizá tenga demasiado «salero» para ser representante de un futbolista del Real Madrid, donde conviene hacerlo todo con discreción, en silencio, dada la trascendencia mediática del club. Dirigiendo a otro jugador en otro equipo, esto es una virtud. En la casa blanca puede ser un problema. Prefieren hacer todo en secreto, en el anonimato, hasta alcanzar un acuerdo y presentarlo públicamente.

En el club se piensa que la actitud de René, tanto en las negociaciones como en sus filtraciones, ahora con presuntos clubes interesados, son piedras que él mismo pone en el camino de la renovación. Opinan que no tiene mucha mano izquierda.

Son visiones. Desde el otro lado de la barrera, Sergio afirma que lo que diga René va a misa. Lo que indica que tiene todo su beneplácito. Que es su voz. Su portavoz. En el tono y en la forma.