Los Ultras Sur fueron colocados en un a esquina del Coliseum
Los Ultras Sur fueron colocados en un a esquina del Coliseum - óscar del pozo
real madrid

Los Ultras Sur fueron silbados por las dos aficiones

Madridistas y getafenses pitaron a los setenta radicales que fueron al Coliseum tras comprar las entradas en taquilla y en efectivo

Actualizado:

Vestidos de negro, quizá sea por su carácter, unos setenta Ultras Sur pudieron ser controlados por la Policía Nacional y colocados en un córner del Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, aunque un grupo de ellos fue reconducido a un fondo, al lado de sus compañeros. El Real Madrid denunció hace seis días al Consejo Superior de Deportes que este grupo radical, echado del Bernabéu por Florentino Pérez, podía acudir al estadio azulón de forma privada y, por tanto, incontrolada. El club blanco externamente, como Cristiano, Benzema, Bale y James en el campo, reaccionó bien. Y pronto. Y todo pudo ser controlado.

Los radicales generaron sospechas hace unos días cuando hubo gente que compraba en la taquilla del Getafe paquetes de entradas de siete en sierte y en dinero fresco. El Madrid informó de ello. Y el resultado era evidente: los Ultras Sur pretenden ir de incógnito.

No lo consiguieron. Las gestiones del cuerpo policial tuvieron éxito. Los ultras iban a ser colocados en un lado del campo. Su vestimenta permitió saber quienes eran y dónde estaban. Rodeados por miembros de las fuerzas del orden, corearon gritos en favor de sí mismos, «¡Ultras Sur, Ultras Sur!», y las aficiones del Getafe y del Madrid respondieron con sonoras pitadas. Hubo epitetos demasiado claros: «¡Nazis, fuera de aquí, fuera del Real Madrid! ¡Hala Madrid!».

Inasequibles al desaliento, los pocos integrantes de este grupúsculo volvían a la carga cada cinco minutos para jalearse a sí mismos, ya que nadie les jalea. Hace dos años eran mil quinientos. Ahora no son ni el diez por ciento de aquella masa acostumbrada a recibir entradas gratis y a entrar con los pases de socios. Ahora, cuando el club blanco ha vigilado y ha comprobado que la mayoría no tenía abono ni pagaba, sino que utilizaba otras localidades cedidas, la situación se ha convertido en una dura realidad: quedan poco más de un centenar.

Hace unos meses, en el campo del Levante, se hicieron notar y compitieron con los seguidores de la Grada Joven de Animación del Real Madrid. Ahora, se han visto silbados por todo un estadio. Los mil doscientos incondicionales de la Grada Joven que acudieron al Coliseum ocuparon un fondo del campo y no dejaron de apoyar a su equipo, aunque los Ultras Sur intentaran pisarles las canciones.

En Getafe solo coincidieron vocalmente ambos grupos al recordar a Juanito, inolvidable, en el minuto siete del partido. Y ni siquiera en ese momento congeniaron sus cánticos. La Grada Joven empezó a corear a Juan Gómez antes y de forma más potente.

Los Ultras sur no pidieron la dimisión de Florentino Pérez, como han hecho otras veces. La victoria les silenció. Benzema fue el culpable. Y sobre todo la btronda del resto del estadio. Especialmente los pitos de los forofos azulones. Sintomático.