La goleada del Málaga al Real Madrid
Benzema, tras un gol, y la desolación de los jugadores del Málaga. El Madrid ganó en la Rosaleda 0-4 en 2011-12 - ABC
previa histórica

La goleada del Málaga al Real Madrid

El 15 de marzo de 1953 los blancos salieron derrotados de La Rosaleda por 6-0

Actualizado:

El Real Madrid visita La Rosaleda de Málaga donde perdió la temporada pasada, justo antes del parón de Navidad, con un ambiente muy enrarecido tras la decisión de Mourinho de sentar a Casillas y optar por Adán en la portería. La primera parte fue de control y la segunda, trepidante, cuando Isco adelantó a los locales pero Sergio Sánchez, en propia meta, colocó nuevamente el empate. El Madrid fue incapaz de darle la vuelta al marcador y, en el tramo final, Santa Cruz por dos veces puso un 3-1 que terminó maquillando Benzema (3-2 final). Con la derrota, y a solo dos jornadas de la finalización de la primera vuelta, los de Mourinho se colocaban a 16 puntos del Barça, en tercera posición, y a siete del Atlético (el Madrid adelantó a los del Manzanares en la jornada 27).

Desde el CD Málaga, anteriormente football club, pasando por el actual Málaga club de fútbol, 32 veces ha jugado el Real Madrid en la ciudad malagueña en Liga, con 14 triunfos, 8 empates y 10 victorias blanquiazules (56-47 en goles a favor del Madrid). En las últimas ocho temporadas, el Málaga de local solo ha le marcado un gol antes del descanso al Madrid, que lleva veinte visitas seguidas consiguiendo marcar.

El 15 de marzo de 1953 (justo hace 61 años) el CD Málaga goleó al Real Madrid nada menos que por 6-0, con cuatro goles al descanso, que ha quedado como una de las cinco mayores goleadas a los blancos en toda su historia en la competición, junto a un 7-2 del Barça (50-51); dos 7-1 (Oviedo, 47-48; y Español, 50-51) y la mayor, un 8-1 también frente al Español, en la 29-30. También en La Rosaleda (83-84), el Madrid salió derrotado por 6-2, última vez que había perdido hasta el año pasado.

Aquella tarde del 6-0 en 1953, La Rosaleda presentaba una gran entrada, con aficionados que habían viajado desde toda la provincia, y un gran día de sol. Era la jornada 24 (a falta de siete partidos de Liga) y los locales eran penúltimos. Los primeros puestos estaban disputadísimos, con un Español líder; Madrid y Valencia, a un punto; y Barça, a dos. El conjunto malagueño hizo su mejor partido de la temporada «Todos los adjetivos nos parecen poco vigorosos para calificar la actuación del Málaga en este dificilísimo partido contra el Real Madrid» dijo la crónica de ABC, que elogió la actitud deportiva de los blancos al reconocer la superioridad local y saludar al entrenador local Helenio Herrera todos los jugadores uno a uno. «Ni un mal gesto, ni una protesta, ni una violencia. Un conjunto de deportistas y caballeros» señaló el cronista «Acostumbrados a ganar, cuando la derrota era para ellos, la han aceptado como era, sin paliativos» recalcó ABC.

Tras su paso por el Atlético, aquel Málaga lo entrenaba Helenio Herrera «El Mago». Había sustituido en la jornada 20 a Chales, que había suplido a Andonegui, cuatro jornadas, antes al frente de los malagueños. Se alinearon aquel 15 de marzo; Rubio, Méndez, Soto, Becerrill, Loli, Estruch, Bazán, Galacho, Rodríguez y Mora.

El partido fue colosal y el Málaga marcó dos goles muy seguidos sobre el cuarto de hora de juego. Los seis goles los anotaron Bazán (13' y 25'), Zarraga en propia meta, el segundo (15’), al intentar evitar un remate en plancha del mismo Bazán; Rodríguez (43' y 88') y el portero Cosme en propia meta (74'), que había sustituido a Alonso, también poco afortunado. La crónica de ABC apuntó: «El Real Madrid necesitará tener su puerta mejor guardada en jornadas venideras».

En aquella Liga, el Málaga solo volvió a ganar dos partidos más y no consiguió evitar el descenso a Segunda división. El Madrid llegó a la última jornada a un punto del Barça, líder. Los blancos fueron derrotados en Vigo y los azulgranas fueron campeones, con el Valencia finalmente segundo. Los madridistas llevaban sin ganar la Liga desde hacía veinte años. Al año siguiente llegó Di Stéfano, que cambió la historia del club.