El Madrid estrena «la Fábrica» de los sueños blancos
Los chavales, en su residencia, con la foto de Bernabéu detrás - realmadrid.com
real madrid

El Madrid estrena «la Fábrica» de los sueños blancos

Cincuenta chavales viven ya en la residencia de la cantera. Tienen apoyo para estudiar y entrenan para ser el nuevo Raúl

Actualizado:

Ya no se escapará ningún chaval de la cantera por no recibir el apoyo necesario para tener estudios y poder vivir en Madrid mientras mejora sus excelentes condiciones para convertirse en una futura figura. Florentino Pérezha conseguido otro de sus sueños. Primero erigió la Ciudad Real Madrid, cuyas primeras piedras pusieron Di Stéfano y un canterano, Carvajal, hoy futbolista del primer equipo. Después inauguró la residencia del primer equipo dentro de la Ciudad blanca. Y ahora ha puesto a funcionar la residencia de «La Fábrica» de las promesas madridistas. La sede donde ochenta chavales procedentes de toda España vivirán para recibir la mejor formación deportiva, sanitaria, alimenticia y de estudios con el fin de transformarse en futuros jugadores de la primera plantilla madridista.

Ahora mismo, más de cincuenta muchachos ya han comenzado a disfrutar de ese sueño hecho realidad. Son chavales que viven al lado de los campos de entrenamiento del club y que disfrutan de un «trato único», como reconoce el propio Real Madrid, para que su formación sea inmejorable en todos los aspectos. Si después no se llega a lo más alto del fútbol, nunca será por falta de posibilidades, inversión, dedicación y entrega.

De Bernabéu a Zidane. La residencia consta de cuarenta habitaciones dobles, que tienen una puerta que se abre con la huella dactilar de los ocupantes. Cada «casa» dispone de baño individual, mesa de estudio, televisión y armarios dobles, además de terrazas con vistas a los campos en los que han de forjarse sus esperanzas.

Tiene sentido el hecho de que los jóvenes vean desde su cama el césped donde deben demostrar si pueden llegar al equipo de sus ídolos. Levantarse y reflexionar frente al terreno de juego donde se labra el futuro es un capítulo interesante para un jugador.

Enfrente, a cien metros, se encuentra la residencia de Cristiano. Le ven salir, entrar. Se fomenta el aliciente. Allí quieren estar dentro de unos años.

Los jóvenes pasean por su «gran Casa Blanca» casa rodeados de enormes fotos de los héroes del Real Madrid. Una imagen de Bernabéu, campechano, sentado, es un buen comienzo para pensar donde se está. Es el artífice de una leyenda que hizo internacional Di Stéfano, que aparece en una instantánea celebrando un gol. La chavalería se fija también en Butragueño, que surge en uno de sus regates. El punto álgido que atrae las miradas de los chicos es el disparo descomunal de Zidane que supuso la consecución de la Novena Copa de Europa, en 2002. Son ejemplos a seguir. Bernabéu fue cocinero (jugador) antes que fraile (presidente).

El último espejo de estas promesas es la foto de Dani Carvajal, cuando tenía doce años, poniendo la primera piedra de la Ciudad Real Madrid junto a Di Stéfano, el 12 de mayo de 2004. Hoy es futbolista del primer plantel.

Los estudios, fundamentales. La alimentación es un segmento prioritario. Los menús son creados por los médicos para que la dieta de los jugadores sea la idónea en su meta de obtener el mejor desarrollo físico. Aquí hay chavales de los equipos cadetes, infantiles y juveniles. También los habrá de equipos superiores. Por ello, la educación uno de los aspectos clave. Los jugadores continuarán la temporada cursando sus estudios en el Colegio SEK- El Castillo. Allí tienen clase por la mañana, para recibir las restantes en la residencia, por la tarde. Hay dos salas de estudio. También hay clases de refuerzo. El descanso lo disfrutan con salas de televisiones y de juegos. Solo les falta llegar al priemr equpo.

Todo para triunfar. Pueden dormir allí 80 jugadores. Serán la joya de la cantera. Jóvenes que recibirán la ayuda para llegar al primer equipo. Las 40 habitaciones son un sueño de Florentino Pérez. el objetivo, que el club no perdiera a un jugador por no tener todas las necesidades cubiertas. Son 7.533 metros los metros cuadrados que tiene la «Gran Casa Blanca» de los canteranos. Hay otros 8.300 metros cuadrados ocupados por la residencia del primer equipo, estrenada en 2013.