Grandes momentos del debut de Di Stéfano con el Real Madrid
Portada de ABC del 24-9-1953, con el debut de Alfredo Di Stéfano con el Madrid. A la derecha, el astro argentino posa en Chamartín antes del amistoso frente al Nancy francés - SANZ BERMEJO
ANIVERSARIO

Grandes momentos del debut de Di Stéfano con el Real Madrid

La presentación del astro tuvo lugar en Chamartín el 23 de septiembre de 1953, en un amistoso frente al Nancy francés

Actualizado:

La presentación del astro tuvo lugar en Chamartín el 23 de septiembre de 1953, en un amistoso frente al Nancy francés

12345678910
  1. Puesta de blanco de un mito

    Portada de ABC del 24-9-1953, con el debut de Alfredo Di Stéfano con el Madrid. A la derecha, el astro argentino posa en Chamartín antes del amistoso frente al Nancy francés
    Portada de ABC del 24-9-1953, con el debut de Alfredo Di Stéfano con el Madrid. A la derecha, el astro argentino posa en Chamartín antes del amistoso frente al Nancy francés - SANZ BERMEJO

    Estadio de Chamartín, miércoles 23 de septiembre de 1953. Hace hoy sesenta años. El graderío muestra un bullicio inusitado para tratarse de un partido amistoso en día laborable. El rival del Real Madrid es el Nancy francés, que a priori parece un convidado de piedra para la fiesta. En los minutos previos, un jugador blanco acapara toda la atención de los fotógrafos: Alfredo Di Stéfano, argentino de 27 años fichado del Millonarios colombiano, una apuesta personal de Santiago Bernabéu. El jugador que está llamado a cambiar el destino del Madrid. Aunque en aquella tarde de principios del otoño nadie podía sospecharlo.

  2. Un talento casi desconocido en Europa

    Di Stéfano en un partido con el Millonarios colombiano
    Di Stéfano en un partido con el Millonarios colombiano - ABC

    En 1952, Alfredo Di Stéfano era un jugador muy poco conocido en Europa. Hasta que disputó con el Millonarios el partido conmemorativo del medio siglo de vida del Real Madrid (en realidad fue un torneo triangular en el que además participó el Norrköping sueco). Santiago Bernabéu se quedó prendado del fantástico futbolista (el Millonarios, por cierto, ganó el torneo) y dijo: «Quiero a ese argentino». El problema es que Pepe Samitier, secretario técnico del Barcelona, también le había echado el ojo. El culebrón estaba servido.

  3. Bernabéu le gana el pulso al Barcelona

    Bernabéu, el histórico presidente del Madrid, charla con Di Stéfano y Gento
    Bernabéu, el histórico presidente del Madrid, charla con Di Stéfano y Gento - ABC

    Di Stéfano jugaba en el Millonarios, pero sus derechos pertenecían a River Plate. El Madrid negoció con los colombianos (firmó el traspaso del jugador el 24 de julio de 1953), y el Barça, con River. La Federación Española de Fútbol medió en el conflicto: le autorizó a jugar cuatro temporadas en España, dos en cada club litigante, pero el presidente azulgrana, Enric Martí, dimitió en protesta por esta decisión. La comisión que se hizo cargo del Barcelona pensó que el jugador no merecía tanto desgaste y renunció a ficharlo. El Madrid abonó al Barça el dinero adelantado a River y pagó el resto del traspaso.

  4. Llegada a Madrid con la familia

    Di Stéfano con su hijo Alfredito en brazos. A la derecha, su esposa Sara y sus hijas Nanette y Silvana
    Di Stéfano con su hijo Alfredito en brazos. A la derecha, su esposa Sara y sus hijas Nanette y Silvana - ABC

    Di Stéfano llegó a Madrid procedente de Barcelona la misma mañana de su debut. Había viajado en tren, en coche cama, acompañado de su mujer, Sara, y sus hijas Nanette y Silvana. En la estación de Atocha le esperaban Gilera, periodista deportivo de ABC, y Rosón, de la Hoja del Lunes. Dejó a su familia en el Hotel Emperatriz, en la Castellana, y fue a pasar el reconocimiento médico. Después se comió un filete en el restaurante de Félix Fernández, un directivo del Real Madrid conocido como «El Chuleta», en la plaza del Carmen. Y, tras el almuerzo, directo a Chamartín. «El calentamiento fue el traqueteo del tren», recuerda don Alfredo.

  5. Un equipo plagado de suplentes

    Equipo que se enfrentó al Nancy. En el centro, agachado, Di Stéfano
    Equipo que se enfrentó al Nancy. En el centro, agachado, Di Stéfano - SANZ BERMEJO

    «Un absurdo conglomerado madridista fue derrotado ayer por el Nancy (4-2) en Chamartín», titula en ABC el cronista del partido, Lorenzo López Sancho. Fernández Viola, el entrenador uruguayo del Madrid, puso sobre el tapete un equipo de circunstancias: Cosme, Seoane, Campa, Alonso, Muñoz, Serrano, Atienza, Sobrado, Di Stéfano, Rodríguez y Arsuaga. Era habitual en aquellos años utilizar a muchos reservas en los partidos amistosos. De hecho, algunos de los que se enfrentaron al Nancy no disputaron ni un solo minuto en la Liga en curso, ya que por entonces no estaban permitidos los cambios en mitad de un encuentro. Por el equipo galo destacó Tacoronte, un delantero centro canario que había pasado con más pena que gloria por las filas del Zaragoza, y el «Toto» Lorenzo, el mediocentro argentino que poco después jugaría con el Atlético.

  6. «Toque impecable de pelota»

    Di Stéfano en un acrobático lance del partido frente al Nancy
    Di Stéfano en un acrobático lance del partido frente al Nancy - SANZ BERMEJO

    «El as argentino traía ayer el lastre de medio año largo de inactividad», escribe en ABC López Sancho. «Su trote ha perdido la fulgurante rapidez de otro tiempo y el sprint corto es también menos veloz que cuando vino con el Millonarios, pero su juego sigue en posesión de un toque impecable de pelota, de un driblingsobrio, muy ceñido y rápido, de una gran facilidad y precisión en el pase y de una concepción instantánea y certera de la jugada. Carecía ayer de ayuda y, sin embargo, jugó bien. Los únicos destellos de gran clase de toda la tarde fueron los suyos, y su maestría, puesta en evidencia varias veces, encendió en el graderío los únicos aplausos entusiastas de la jornada».

  7. «Había que jugar, y jugué»

    Di Stéfano es entrevistado por Matías Prats para Radio Nacional
    Di Stéfano es entrevistado por Matías Prats para Radio Nacional - ABC

    Di Stéfano marcó frente al Nancy un habilidoso gol de cabezaque maquilló un poco el resultado. «Daba lo mismo que estuviera bien o mal. Había que jugar, y jugué», confesó. A principios de la década de los 50 se encontró, según sus propias palabras, con «una España tristona, oscura, con mucha ropa negra por las calles, con el trauma lógico de una posguerra. Madrid me pareció una ciudad gris, pero me recibieron bien y, además, me hice querer. En el fútbol hay que trabajar para el pueblo, para el que paga la entrada. Madrid iba a ser mi casa y tuve la suerte de encontrarme con unos compañeros extraordinarios».

  8. Debut liguero ante el Racing

    Di Stéfano remata de cabeza en el partido de su debut liguero ante el Racing
    Di Stéfano remata de cabeza en el partido de su debut liguero ante el Racing - ABC

    Después del tropiezo con el Nancy, el domingo siguiente, 27 de septiembre, Di Stéfano debutó de forma oficial frente al Racing de Santander en partido liguero. Ganó el Madrid por 4-2 y el «9» volvió a marcar. Por los blancos jugaron Pazos; Navarro, Oliva, Lesmes II; Muñoz, Zárraga, Joseíto, Olsen, Di Stéfano, Molowny, Gento.

  9. Campeones de Liga 1953-54

    El 18 de abril de 1954, frente al Valencia, los blancos celebran el título liguero
    El 18 de abril de 1954, frente al Valencia, los blancos celebran el título liguero - ABC

    El Real Madrid gana la Liga 1953-54 (no lo hacía desde la temporada 1932-33) con su estrella como máximo goleador (27 tantos). La delantera de esta temporada la forman Joseíto, Olsen, Di Stéfano, Molowny y Gento. Quedan atrás dos décadas de travesía en el desierto en la máxima competición nacional. Es campeón con 40 puntos y el equipo más goleador (72). El segundo es el Barcelona, con 36.

  10. Camino a la leyenda

    Di Stéfano posa con las cinco Copas de Europa que ganó con el Madrid
    Di Stéfano posa con las cinco Copas de Europa que ganó con el Madrid - ABC

    El jugador más importante de la historia del Real Madrid protagoniza una era imponente de gloria y fútbol, de títulos (ocho Ligas, cinco Copas de Europa consecutivas y una Intercontinental, entre otros trofeos) y reconocimiento (el Balón de Oro). Junto a la «Saeta Rubia» ofician, a lo largo de los años, otros grandísimos jugadores como Marquitos, Miguel Muñoz, Zárraga, Rial, Gento, Kopa, Santamaría o Puskas.