Crespo Aurré amonesta a Juanito en 1983 y no podrá jugar el siguiente partido. El jugador reza. Imagen inolvidable
Crespo Aurré amonesta a Juanito en 1983 y no podrá jugar el siguiente partido. El jugador reza. Imagen inolvidable - EFE
real madrid

Se cumplen 21 años de la muerte de Juanito, mañana se cantará su nombre

El minuto siete en el partido contra el Galatasaray será especial. Homenaje a Juan Gómez en la Champions. Un jugador épico

Actualizado:

Juanito es un futbolista de la historia legendaria del Real Madrid. Por su genialidad y sus excesos. Por su regate y sus peleas con los árbitros. Por su liderazgo y su lucha con Stielike por el mando en el vestuario. En sus diez temporadas como futbolista del Real Madrid, desde 1977 a 1987, ganó dos Copas de la UEFA, cinco Ligas, dos Copas del Rey y una Copa de la Liga. Lo más importante es que se ganó al madridismo por su humanidad, repleta de bondad y de errores.

Juan Gómez falleció hace 21 años. Murió el 2 de abril de 1992 en un accidente de tráfico. El suceso ocurrió cuando volvía a Mérida tras presenciar un encuentro del equipo blanco ante el Torino en el Santiago Bernabéu. Tenía 37 años y era el entrenador del Mérida. Desde entonces, su recuerdo ha quedado grabado en los aficionados del Bernabéu, donde desde aquel año 1992 se corea su nombre en el minuto siete de cada partido.

Mañana, ese minuto siete será más especial. Es Champions, una competición en la que Juan vivió noches majestuosas en el Bernabéu de las remontadas, como la disfrutada ante el Borussia Moenchengladbach. El malacitano se marchó del campo dando saltos. Mañana, los seguidores cantarán su nombre más fuerte nunca. Y habrá fotos y pancartas en su recuerdo.

Sus fintas eran peligro puro. Sus pases, medio gol. Su carácter le perdió en muchas ocasiones. Nacido el 10 de noviembre de 1954 en Fuengirola (Málaga), Juan, jugador del Real Madrid desde 1977 hasta 1987, disputó 401 partidos oficiales y marcó 153 tantos. Fue el máximo goleador de la Liga 983-84. Mañana sonará más fuerte que nunca, en el minuto siete, ese «Illa, illa, illa, Juanito maravilla».