ES NOTICIA EN ABC

Difícil elección

Entre «Hispania» y «Felipe y Letizia», ayer no resultó fácil escoger serie

Arriba, fotograma de Hispania». Abajo, «Felipe y Letizia».
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Mucho ruido y difícil elección. Entre «Hispania» y «Felipe y Letizia», claro. Como elegir entre lapidación o crucifixión. Entre «buenorrismo» poco cachas con romanos malos de procesión e hispanos de limpias túnicas o, por otro lado, cursilería real con monarcas que hablan raro. Aunque lo de «Hispania», que tiene más recorrido, puede mejorar (pese a los peinados).

En la carrera que se traían Antena 3 y Telecinco, la primera se adelantó, devolviéndola. Empezó antes y emitió sin un minuto de publicidad. Telecinco aguantó hasta que no pudo más. Eso además de la continua promoción de TVE, donde trabajaba la protagonista de su historia. Este «Princesa por sorpresa» sin Julie Andrews pero con la regia Marisa Paredes tenía el atractivo previo que supone mirar por el agujero de una cerradura importante. Pero si en «23-F. El día más difícil del Rey» el ejercicio de voyeurismo resultaba emocionante, en «Felipe y Letizia» la cosa no llega ni a un episodio de «Dinastía» con Michael de Moldavia tirando los tejos a la hija de Blake Carrington. En cualquier caso, lo peor de todo fue luego Isabel Rábago opinando en el documental. Oye, como si hubiera estado alumbrando. O, en la serie, esas chaquetas que me llevaba Puigcorbé. ¿Pero cuándo le ha sentado mal un traje al Rey?