ES NOTICIA EN ABC

Cápsulas de tiempo pasado

La Nochebuena televisiva trajo pocas novedades y mucho de lo de siempre, aunque ya no esté Raphael

Cápsulas de tiempo pasado
<a href="http://www.abc.es/fotos/20111226/belen-derrocho-palmito-nochebuena-1502220836295.html">Ana Belén derrochó palmito y voz en la Nochebuena de La 1</a> - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

José Luis Moreno conduce con pulso firme la televisión hacia el siglo pasado. Y las cadenas le dejan. Empezó con «La noche en Paz» (¿serán suyos los diálogos de los presentadores?), siguió con el pantojazo de anoche (ambas en Telecinco) y continuará el día de Reyes con Ana Obregón (en TVE). Mientras en la cadena de Mediaset se eternizaba el programa de Joaquín Prat y Paz Padilla, uno de Nochevieja en Nochebuena, en La 1 dio tiempo a «Nochegüena News», «Vía Dalma», «Ana Belén: A los hombres que amé» y «David Bisbal: Una noche en el Teatro Real». Y en Antena 3, a «Los Simpson», al especial de «El Hormiguero», al de «Tu cara me suena» y hasta a un call tv (un sacaperras gritón). Además, a casi cinco películas en Cuatro y a dos en La Sexta (más un campeonato de póquer). Con el curioso añadido de que Paz Padilla, como si fuera Isabel la Católica pero con escote en balconet, no se cambió de vestido en las más de cinco horas de gala.

Solo lo hizo para un sketch de la factoría de Moreno. Porque entre canción y canción también había teatrillos a lo «Noche de fiesta». Para que la cápsula del tiempo no tuviera escapes, vaya. Hasta la gran Alaska cantó «A quién le importa». Es que el último disco de Fangoria, «El paso trascendental del vodevil a la astracanada. Antología de canciones de ayer y hoy» (mira, podría ser el título de la Nochebuena televisiva) recupera viejas canciones de Alaska con los Pegamoides o con Dinarama. Que también interpretara «La Bambola» con Sergio Dalma la mimetizó a lo Zelig con una velada de un tiempo pasado que, desde luego, fue anterior, que dirían Les Luthiers. Pero si hasta actuaron Martes y Trece. Por separado, es cierto. Josema, con «Nochegüena News», irregular pero con destellos brillantes (el tipo que se presenta en la casa en nombre de Moody's para rebajar la calificación de la familia de clase media a baja) y también en «Tu cara me suena». A Millán lo vimos con Ana Belén, en algo que era como «El tendedero» de la Campos o así. La cantante hacía de Teresa (cantaba «Sesos, ternera…» por «Besos, ternura») y el otro, de Paco Valladares.

Por otro lado, Sergio Dalma y Ana Belén hicieron de Raphael, llevando amiguetes a sus conciertos televisivos. Dalma, a Umberto Tozzi o Pablo Alborán; Ana Belén, a Miguel Bosé, a Serrat e incluso a su propia familia. Mientras David San José tocaba el piano, los papás cantaban. Ana Belén también es otra cápsula del tiempo. Ana Belén es la Preysler de las cantantes, la Preysler de los progres, la Preysler de los niños prodigio. Ahí está, como la Puerta de Alcalá, viendo pasar el tiempo.

Apareció con un vestido marrón ceñidísimo. Por mucho que tirara de Maidenform o Spanx (hablamos de fajas) hay que tener tipazo para llevarlo. Y encima arrancó el espectáculo con «Derroche». Y derrochó de todo. Palmito (también con el mono dorado) y desenvoltura de estrella total. De todos los que hablaron y presentaron algo, era casi la única capaz de construir frases subordinadas y con gasto del subjuntivo.

Lágrimas en la noche

Además, lloró al recordar a Jesús del Pozo (lo homenajeó llevando sus vestidos), con lo que capitaneó, con más lágrimas que ninguno, a Sergio Dalma, al que se le humedecieron los ojos cuando su profesora de canto se dirigió a él, y también a María Teresa Campos. En «¡Qué tiempo feliz!» se emocionó al recordar pasadas Navidades familiares. Pero lo mismo lloraba al mirar a Karina o a Rosa Valenti vestidas de pastorcillas.

Laura Valenzuela también había estado con la Campos. Otra como Ana Belén, con la diferencia de que Laurita tiene 80 años, y Pilar Cuesta, veinte menos. Tal y como están planteadas nuestras amojamadas Nochebuenas televisivas, no sería descabellado que uno de estos años nos encontremos presentando una gala (del sábado o de cuando sea) a Joaquín Prat y a Laura Valenzuela. Y no sería algo más antiguo que lo de Moreno.