Es Noticia

Epi y Blas eran una pareja homosexual

Así lo ha confesado el guionista de «Barrio Sésamo» en una entrevista a «Queerty»

Èpi y Blas son dos de los personajes más icónicos de «Barrio Sésamo» - REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Epi y Blas eran gays. Esta ha sido la confirmación defintiva que acaba con todos los rumores que llevan persiguiendo a la pareja de marionetas televisivas desde que llegaron a la pequeña pantalla. El guinosta de la serie, Mark Saltzman, lo ha confirmado a través de una entrevista en «Queerty».

«Cuando escribía de Epi y Blas –Ernie y Bert en inglés– eran pareja. No tenía otra forma de contextualizarlos», explica el guionista en la entrevista, que reconoce que estaban basados en la relación que mantenía con el director de cine Arnold Gassman. «Yo era más como Epi, el bromista y caótico. Mientras que Arnold, como director de cine, era el ordenado. Llevé esa dinámica a los personajes», asegura Saltzman.

Número de la revista «The New Yorker» protagonizado por Epi y Blas
Número de la revista «The New Yorker» protagonizado por Epi y Blas - THE NEW YORKER

Con estas palabras, el propio creador de los personajes ha «sacado del armario» a Epi y Blas. La relación entre ambos ha estado bajo el escrutinio público, y siempre ha sido un tema de debate en los Estados Unidos. Muchas personas daban por sentado la relación entre los dos, hasta tal punto que la revista «The New Yorker» ilustró en 2013 la noticia de la decisión del Tribunal Constitucional de Estados Unidos a favor de los matrimonios homosexuales con estos personajes.

«No tienen orientación sexual»

Sin embargo, «Barrio Sésamo» emitió un comunicado en el que se esforzaban en asegurar que la relación entre los personajes fuera más allá de una estrecha amistad. «Mejores amigos», era la descripción que hacían de ellos, explicando el comportamiento por haber sido «creados para enseñar a los niños en edad preescolar que las personas pueden ser buenos amigos de quienes son muy diferentes a ellos».

«Aunque se indentifican como personajes masculinos y poseen muchos rasgos y características humanass, siguen siendo títeres y no tienen orientación sexual», sentenciaba el comunicado, intentado evitar el debate. Sin embargo, ahora el guionista se ha atrevido a dar un paso adelante y a confesar lo que era un secreto a voces.