ES NOTICIA EN ABC

Willy Toledo insulta a Teresa de Calcuta en TV3

El actor visitó el programa de «Preguntes freqüents» para charlar con Laura Rosel sobre su detención

Willy Toledo, en «Preguntes freqüents» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Willy Toledo (con abogado incluido) visitó este fin de semana el plató de «Preguntes freqüents», y era de esperar, fue más que contundente. En su intervención en el programa de TV3, el actor se definió a sí mismo como un «represaliado» del Estado y aseguró que la única forma de hacer frente al «régimen borbónico-franquista-español» es uniéndose.

Recordemos que Toledo está acusado de un presunto delito contra los sentimientos religiosos por una publicación que sacó en su perfil de Facebook. El actor asegura sentirse ofendido porque «unos seres que creen en seres imaginarios tengan el poder para obligar a los políticos a meter cinco artículos en el Código Penal sobre sus creencias». «Todavía en este país la blasfemia puede ser judicializada y llevada a tribunales y condenada», añade.

Sin embargo, parece no haber escarmentado ya que no dudó en protagonizar una agitada disputa con el periodista Israel García-Jue, en la cual terminó insultando a Teresa de Calcuta. «Era una demente, una de las mayores criminales que han pisado este planeta en toda su historia».

«Decía que parar morir dignamente había que hacerlo con dolor. Como Cristo en la cruz. Lo que hacía era dejar morir sin medicinas, sin analgésicos, sin ningún tipo de alivio a sus dolores a los pobres para que se murieran de dolor retorciéndose en un colchón de mala muerte porque eso les iba a acercar a Cristo», concluyó el actor.

Polémica detención

El actor también aprovechó su paso por el programa para relatar cómo fue su detención el pasado 12 de septiembre. «Mi obsesión era que se pudiera grabar el hecho de que viniera la policía a detenerme», aseguró Toledo. Sin embargo, esa «imagen potente» no fue captada pese a sus peticiones. «Llevaban cuatro días vigilándome», aseguró.

El día de la detención había ocho policías en la puerta de la casa de Willy Toledo. El día anterior, según relata el actor, había solo seis. «Todo este despliegue, todo este gasto ingente de recursos del Estado durante ocho meses, una persecución política, mediática, judicial... Por una presunta ofensa a los sentimientos religiosos», aseguró.

Pero es que la causa está aún pendiente de juicio. «A lo que acudí yo el otro día forzado por la policía y por el juez fue a una vista previa. Ahora que nos ha tomado declaración, el juez todavía tiene que pensarse si vamos a juicio o no vamos a juicio», afirmó Toledo.

De momento, asegura que no se ha planteado huir del país ya que «nadie me está acusando de un delito por el que pueda entrar preso». El actor no duda en demostrar que está «dispuesto, como un ejercicio de libertad personal y desobediencia civil, a asumir todas las consecuencias que pueda atraer mi desobediencia».