ES NOTICIA EN ABC

Willy Bárcenas en «El Hormiguero»: «Pude ir a "Supervivientes", me ofrecieron bastante pasta»

El componente de Taburete confiesa a Pablo Motos que le ofrecieron concursar en el reality por 15.000 euros semanales

Willy Bárcenas y Antón Carreño con Pablo Motos en «El Hormiguero»
Willy Bárcenas y Antón Carreño con Pablo Motos en «El Hormiguero» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este miércoles, los dos componentes más visibles del grupo musical Taburete, Willy Bárcenas y Antón Carreño, acudieron a «El hormiguero» y desvelaron secretos que no habían desvelado nunca. Uno de los detalles que más destacaron fue el ofrecimiento que, según Pablo Motos y el propio Bárcenas, había recibido para acudir hace años a «Supervivientes» y que, sin embargo, rechazó.

«El dinero no es lo prioritario porque si no habrías aceptado la oferta que te hicieron para ir a "Supervivientes"», le decía Pablo Motos a Willy Bárcenas, a lo que contestó que «en el momento en el que se me propuso, Taburete ni existía. Ahí sí que iba como hijo de Bárcenas y en ese caso no quería hacerme un nombre con eso, no quería la fama porque nunca la he buscado. Empecé a hacer canciones, a grabarlas y a tocar cuando, de repente, llegó el éxito y con algo que nos encanta. Pero buscar la fama por la fama no es algo que yo quisiese». De hecho, apenas ha concedido entrevistas en las que el elemento central no fuera la música que hace.

«La verdad es que sí me ofrecieron bastante pasta, y en ese momento estaba pelado y no voy a negar que lo pensé porque te calientan con las cifras...», desveló Bárcenas en «El Hormiguero». De hecho, incluso, llegó a dar la cifra que habría llegado a cobrar de haber aceptado ir: 15.000 euros a la semana, una cifra nada desdeñable. «Luego lo analizas más y piensas que como entre ahí, no salgo nunca. Era dinero muy caro que podía condicionar para siempre mi intimidad», aseguró el integrante de Taburete.

Antón Carreño, desaparecido

Sin embargo, una de las cosas que más enfadó a los seguidores del grupo, que había acudido a presentar su último single, Beloferón, fue que hablaron de todo menos de música. Y, más que decir hablaron, habría que señalar que habló, ya que solo Willy Bárcenas tuvo oportunidad de expresarse y Antón Carreño tan solo pudo hablar en una ocasión para desmentir una información del presentador.

Uno de los temas que Pablo Motos quiso tratar con los invitados fueron los problemas legales por los que estaban pasando o habían pasado sus progenitores. En el caso de Willy, su padre, Luis Bárcenas, continúa ingresado en prisión, mientras que el abuelo de Carreño, Díaz Ferrán, salió después de cumplir pena por el Caso Marsans.

Sin embargo, Motos dijo que ambos se encontraban en prisión, por lo que Antón Carreño le quiso matizar. «No, no. El mío ya ha salido», aseguró. Pero, sin llegarse a entender del todo, Motos contestó con un enigmático «es que suena raro hasta que ha salido». Además, en las redes sociales criticaron mucho el silencio que tuvo que aguardar Carreño durante la entrevista al grupo, que en realidad se convirtió en un interrogatorio personal al hijo del extesorero del PP.