ES NOTICIA EN ABC

«Visualizando» más telenovelas

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

POR ROSA BELMONTE

La España analógica ha muerto. Ahora somos digitales y vamos dos años por delante de Europa. O digitales o nada. Se acabó que los vecinos analógicos canten los goles de España y a los adelantados digitales se nos quede cara de tontos. Tenemos un espacio radioeléctrico liberado y podemos ver 32 canales con mejor imagen y sonido. Yupi. El otro día tuve un apagón analógico en la cocina y sólo se veía una cadena local en la que había una entrevista a Paco Clavel. Qué desazón. No por Paco Clavel. Por el apagón. Y por el cartel. Por el «visualizando» (¿no había otro verbo?). Y por la cutrez del mensaje. Es verdad que así estamos seguros de que no se han gastado innecesariamente los cuartos en un letrero de diseño. ¿Pero esto es el futuro? Si parece que vaya a salir en cualquier momento Pilar Cañada a dar la programación. El que antes salía sobreimpreso no era mejor, pero se diluía con las imágenes. Y tenía el encanto de «Misión Imposible». «Este canal dejará de emitir»... en lugar de «Este mensaje se autodestruirá en cinco segundos». Y se ha autodestruido.

La situación es apasionante técnicamente. Las ondas tradicionales han sido sustituidas por un código digital, estamos al borde de algo muy grande, distinto. La TDT parece un insecticida pero es la puerta al futuro audiovisual. Aunque de momento, para el común de la gente, sólo se traduce en 32 canales (la mayoría, de echar a correr). Más telenovelas, más Call TV, más tertulias donde salen los mismos y cada vez más escorados. Y si tu televisor no tenía la TDT incorporada, más aparatos y más cables. Claro, que yo me acuerdo del voltímetro que tenía la tele de mi casa cuando era pequeña. Y del aparato de la UHF encima (cuando se podían poner cosas encima, como la muñeca Gwendolyne de Los Morancos). Y de la primera televisión en color. Y del primer vídeo. Y de las autonómicas. Y de la llegada de las privadas. Y de los canales de cable. Y de los DVD grabadores. Y de Internet. Y del iPlus. Cada una de esas novedades ha sido estimulante, pero la TDT... Supongo que es como la macroeconomía con respecto a la microeconomía. E independientemente de la tecnología, supone que los pobres también tengan muchos canales. Tal, tal, tal, España es digital.