ES NOTICIA EN ABC

El verdadero motivo por el que Netflix quiere pagarle 70 millones a Eddie Murphy por un monólogo

Tres décadas después de que demostrara lo bien que le sentaba el cuero, Eddie Murphy podría volver como monologuista en Netflix

Eddie Murphy en «Delirious»
Eddie Murphy en «Delirious» - Netflix
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Visto sin perspectiva, Eddie Muprhy puede parecer ese tipo de estrella ya decadente que ni pincha ni corta en el mundo audiovisual actual. Salvo por la voz del burro de Shrek, el prolífico actor desapareció del mapa después de sus archiconocidas comedias cinematográficas, sobre todo en los ochenta y noventa.

En esa época, Eddie Murphy fue el Dr. Doolittle, el profesor chiflado, un superdetective en Hollywood, el príncipe de Zamunda y hasta Mushu, el dragón de Mulán. Era uno de los rostros habituales en la pantalla, y su carrera se asoció inevitablemente a su éxito, popular más que de crítica, en la meca del cine. Después, Murphy trató de reconducir su carrera. Lo consiguió, hasta el punto de que su trabajo en «Dreamgirls» le reportó su primer Globo de Oro, a la quinta, y también su primera nominación al Oscar en 2007. Después, escribió y protagonizó «Norbit», que fue nominada al Oscar a Mejor Maquillaje y con la que el actor intentó retornar a su faceta más divertida. La cinta, no obstante, volvió a ser duramente atacada por la crítica, igual que su siguiente filme, «Atrapado en un pirado».

El veredicto parecía claro: Murphy había perdido su corona de rey de la comedia. Su trayectoria siguió sin remontar, hasta el punto de que en los últimos ocho años solo ha aparecido en cuatro películas. La última, «Mr. Church», en 2016, hace ya tres años. La que vino antes, «Beverly Hills Cop», fue lanzada directamente para televisión como la continuación de «Superdetective en Hollywood», veinte años después de la última secuela del filme que había visto la luz.

Sin embargo, antes de convertirse en uno de los actores más populares de las últimas décadas del siglo pasado, Eddie Murphy era un humorista consagrado con apenas 22 años.

Si Netflix se ha convertido en la barra libre de comedias de Adam Sandler, ¿por qué no iba a apostar por uno de los grandes exponentes del stand up de los ochenta? De ahí el acuerdo multimillonario al que la plataforma de streaming habría llegado con Eddie Murphy: 70 millones por sus monólogos, tal y como ha publicado TMZ.

Gran imitador de James Brown e impulsado por «Saturday Night Live», por cuyo plató desfila cualquier comediante que se precie, grabó vestido de cuero rojo uno de los grandes especiales de comedia de la historia, «Delirious», donde hace un montón de observaciones y parodias provocativas fieles al estilo de humor alocado que le lanzó a la fama. También «Raw», grabado en Nueva York, donde el cómico se centra en las repercusiones de «Delirious», las consecuencias de la fama, las relaciones de pareja y en su familia.

Pero de eso hace más de tres décadas. Sin embargo, después de que Netflix haya desembolsado gran cantidad de dinero en convertirse en el nicho idóneo para los monologuistas más talentosos de EE.UU., cualquier precio sería poco por rescatar a Eddie Murphy. A Chris Rock le pagaron 40 millones por dos especiales y a Amy Schumer, 11 millones, y David Chapelle se embolsó 60 millones por tres especiales en Netflix. Aunque los especiales de Murphy hayan envejecido mal, no deja de ser un un cebo volver a verle sobre un escenario, con la época de correción política en la que vivimos inmersor.