Es Noticia

Ven a cenar conmigo: Gourmet edition Las duras críticas de Sofía Cristo y Raquel Revuelta al menú de Olvido Hormigos

Cuatro entrenó la quinta edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition», que estará protagonizada por Olvido Hormigos, Rafi Camino, Sofía Cristo, Olfo Bosé y Raquel Revuelta

Los comensales de «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition»
Los comensales de «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este lunes tuvo lugar la primera cena de la nueva entrega de «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition», el spin off de «Ven a cenar conmigo» protagonizado por famosos de nuestro país. A lo largo de varias semanas, los concursantes irán cenando en las casas de cada uno de ellos y puntuando sus dotes como anfitrión y cocinero. Ya al inicio de esta edición los participantes de «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition» han reconocido ser casi nulos entre fogones.

La plantilla que competirá por alzarse con la medalla de oro y los 3000 euros al final de esta semana en «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition» está formada por una política, un torero, una modelo, una dj y Olfo Bosé, sobrino de Miguel Bosé. La primera es Olvido Hormigos, encargada de romper el hielo dando la primera cena; el torero, ya retirado, es Rafi Camino; la dj es Sofía Cristo y la modelo del equipo es Raquel Revuelta.

Olvido Hormigos, la primera anfitriona de estas cinco semanas de altos vuelos, quiso sorprender a sus invitados con un menú que pretendía ser un homenaje a películas clásicas de Hollywood. Entre otras, hubo guiños a «La vida es bella», «El bueno, el feo y el malo» y «Un tranvía llamado deseo». Al presentarse reconoció que hay ciertos famoso con los que no le gustaría compartir mesa: «De los de "Sálvame" con casi ninguno... Y mucho menos con Belén Esteban, que debería ser un poco más humilde», expresó.

Aunque los dardos de Hormigos contra el programa de Telecinco no quedaron ahí. «Poca gente me cae mal en esta vida, pero algunos de ellos son varios colaboradores de "Sálvame", con los que no me gustaría cenar», recalcó una vez más, antes de invitar a los comensales a cenar en su domicilio del municipio toledano de Los Yébenes.

Un homenaje al Séptimo Arte

Así, la política sirvió un menú, regado con vino, que era todo un homenaje a Hollywood. De primero, «La vida es bella»: un pastel «de pescado, merluza y langostinos... ¡porque la vida es bella!», espetó Hormigos. Sin embargo, el plató no terminó de agradar a sus comensales, especialmente porque los langostinos estaban congelados. «Los has comprado ya hechos. Es que eso no es así, chica», le dijo Sofía Cristo. «Yo estoy acostumbrada a los langostinos de Sanlúcar de Barrameda. Y claro, luego pruebo esto y...», señaló por su parte Raquel Revuelta, con gesto contrariado en «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition».

Superada la tensión del entrante, llegó el segundo plato: codorniz al estilo «El bueno, el feo y el malo». Un plato «sencillo», que Hormigos cocinó con aceite de oliva... y también con vino. Ahí volvieron los problemas con Cristo y Revuelta. «Yo no bebo nada de alcohol, ni siquiera lo cocinado con vino. Ésto me lo ponen en un restaurante y directamente ni lo pruebo», dijo la primera. «Solo veo un cuerpo decapitado. A mí no me ha gustado nada... lo siento», comentó Raquel Revuelta. Mejor lo valoraron Olfo Bosé y Rafi Camino. «A mí me ha gustado muchísimo», valoró el último.

Tras ello, llegó el turno de los postres: pannacota con mango en homenaje a «Un tranvía llamado deseo», el filme de Elia Kazan inspirado en la obra homónima de Tennessee Williams. «Los postres son puro deseo», señaló la anfitriona, justificando el nombre de su plato, que esta vez sí, fascinó a todos sus comensales. «No era nada empalagoso y es súper fresquito, me ha gustado». opinó Sofía Cristo. Valoración similar a la que hizo el resto de comensales. «Riquísimo. Me ha encantado todo: el primero, el segundo y el postre», evaluó Rafi Camino. «Estaba bien, interesante. Ahí ha acertado muchísimo», señaló Olfo Bosé. «Me ha gustado muchísimo. No soy mucho de postres, pero este ha estado muy bien», recalcó Raquel Revuelta.

La exconcejala quiso concluir su cena con un espectáculo que estuviese en consonancia con su velada, pero le salió el tiro por la culata. «Estoy un poco disgustada con cómo ha ido todo», relató Hormigos, antes de recalcar sus buenos deseos con respecto al resto de comensales. «Me encantaría que esto fuese el comienzo de una gran amistad», pronunció, tras proponer un brindis.

Al final de la noche, llegó el momento de las valoraciones. Sofía Cristo y Olfo Bosé le dieron un 5, Rafi Camino un 7 y solo faltaba el veredicto de Raquel Revuelta, que sorprendió y mucho a los terlevidentes de Cuatro. «No puedes terminar nada en la vida tan abajo», enfatizó el relación al número final. «Me ha dejado una sensación agridulce. No he comprendido mucho algo así, en una cena en la que ha puesto mucho empeño y cariño», expresó. Pese a ello, evaluó la cena con un 7, por lo que Olvido Hormigos arranca esta nueva edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition» con la nada desdeñable valoración de 24 puntos.