ES NOTICIA EN ABC

La última entrevista de Eduardo Gómez

El actor acudió en 2017 a Telecinco para mantener una charla personal con Jorge Javier Vázquez y los colaboradores de «Sábado Deluxe»

Eduardo Gómez, durante la entrevista en «Sábado Deluxe»
Eduardo Gómez, durante la entrevista en «Sábado Deluxe»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Eduardo Gómez no necesitaba presentación. Sus papeles en «Aquí no hay quien viva» y «La que se avecina» hablaban por él. De la mano de los hermanos Laura y Alberto Caballero, Gómez había logrado cautivar al público y hacer que sus frases formaran parte de sus conversaciones en el día a día. Eterno secundario, el actor cómico era un tipo sincero y sin filtros, un «león» hasta el final.

En 2017, el actor acudió a «Sábado Deluxe» para conceder una de sus entrevistas más sinceras y en las que mostraba su pesar tras el fallecimiento de su madre. «Ha sido un golpe muy duro porque estábamos muy unidos, me ha dado muchas lecciones de vida», aseguraba el intérprete. Pese a su manifiesto dolor, Gómez aseguró que la vida seguiría adelante para él y para los suyos. «La vida no se puede parar. Le di [a mi madre] mucha guerra, pero supongo que estuvo muy orgullosa», dijo entonces.

También narró el actor su reciente ruptura con la que, hasta el momento, había sido su pareja. «Rompí hace año y medio con mi última novia. Estoy soltero y sin compromiso. Eso sí, antes de ser actor no me comía una rosca», subrayó. El cómico, además, no dudó en bromear sobre su éxito con el género femenino: «Las mujeres siempre caen rendidas a mis pies. ¿Qué culpa tengo yo de ser tan guapo?».

A pesar de su fallecimiento, Eduardo Gómez seguirá presente en nuestra televisión. Este lunes, de hecho, TVE emite una nueva entrega del programa «Trabajo temporal» protagonizada por el actor, junto a Rosa López y Álex Casademunt. En el espacio de la cadena pública, cantantes, humoristas, actores o presentadores abandonan su entorno y profesión habituales para sumergirse en trabajos de todo tipo a lo largo de una jornada completa como unos empleados más, sin privilegios.