Es Noticia

Trabajadores de RTVE exigen el cese de Rosa María Mateo para garantizar la neutralidad electoral

La Plataforma por una RTVE Libre reclama que la Corporación afronte este nuevo proceso electoral con plenas garantías de independencia y neutralidad

Rosa María Mateo
Rosa María Mateo - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La Plataforma por una RTVE Libre reclama que la Corporación afronte este nuevo proceso electoral con plenas garantías de independencia y neutralidad. La radio y la televisión públicas llegan a las próximas citas electorales del 28 de abril y 26 de mayo en la situación más comprometida de su existencia, cosechando los peores datos históricos de audiencia, sin un Consejo de Administración que represente a todos los españoles, con un Concurso Público paralizado de dudosa viabilidad y legalidad y con una Administradora Provisional Única designada a dedo por el Gobierno mediante decreto.

Por tanto, sobre el equipo bajo sospecha de Rosa María Mateo, que se encuentra inmerso en continuas denuncias de malas prácticas informativas después de lo que mayoritariamente la prensa calificó de "purga" sin precedentes, recaen pruebas fundadas de falta de independencia y objetividad. Como es sabido, Mateo hizo campaña a favor del PSOE en las elecciones 2011 y sus comparecencias parlamentarias se convirtieron en un mal ejemplo por su falta de educación y transparencia con senadores y diputados contrarios a su filiación política hasta llegar al insulto. En su propio proceso de elección fueron usurpadas las funciones de representación del Senado, y con ello ignorados dos de los cuatro partidos de implantación nacional, incluido el de mayor representación en ambas Cámaras. Un proceso recurrido ante el Tribunal Constitucional, al tiempo que el Concurso Público para la renovación del Consejo de Administración de RTVE también se encuentra recurrido por más de 30 candidatos.

En consecuencia, la Plataforma por una RTVE Libre solicita al Parlamento representado en la Diputación Permanente tras la disolución de las Cortes, la elección de otro Administrador/a Provisional por consenso de todos los Grupos que concurren a las elecciones para que queden garantizadas ya no sólo la neutralidad durante la campaña, sino la objetividad y la pluralidad de unos informativos que han pasado de ser líderes a ocupar la tercera posición en el ranking de preferencia de los españoles.

Del mismo modo, requerimos a los distintos cargos directivos de la CRTVE, y en especial a la Dirección de Informativos de TVE, que asuman la situación de provisionalidad y se abstengan de tomar decisiones que puedan comprometer el futuro de la radio y la televisión públicas de todos. En este sentido, exigimos responsabilidades por el gasto en contratos sin control de millones de euros, por el fracaso de una programación distorsionada desde el sectarismo y por el hundimiento de audiencia de los Telediarios, Informe Semanal, los Desayunos y La Noche en 24 horas. Asimismo advertimos de que no es momento de encargar consultorías millonarias para explicar desprestigio y pérdida de audiencia, de cambiar cabeceras, de renovar corresponsalías ni de ampliar la “purga” con la que se ha ignorado la carrera profesional de más de un centenar de profesionales bajo el silencio cómplice del Consejo de Informativos, cuyos miembros han sido colocados mayoritariamente en cargos de influencia editorial por esta dirección afín.

La Plataforma por una RTVE Libre proclama que es hora de renunciar a los colores políticos, sobre todo el color negro del fracaso, y reivindicar la verdad y la libertad del periodismo fuera de campañas de propaganda fake y militancias partidistas. El objetivo debe ser garantizar el presente y el futuro de RTVE y detener el descrédito al que nos ha llevado la era Mateo, suspendida también por la mayoría de los sindicatos. Finalmente prevenimos contra el intento de una cobertura electoral sesgada, jaleada en las entradillas del bloque electoral de los Telediarios por el posicionamiento de parte del CdI, pues debe respetar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) así como la proporcionalidad en cumplimiento de las reglas por las que vela en democracia la Junta Electoral.