Es Noticia

«MasterChef» El «boicot» de una aspirante a Jordi Cruz en «MasterChef»

Pepe y Jordi lideraron los equipos en la prueba de exteriores y se encargaron de supervisar «de cerca las debilidades de los aspirantes»

Una de la aspirantes de «MasterChef» - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«MasterChef» se acerca ya a su recta final, y por eso el jurado del talent culinario preparó un programa especial plagado de emociones. En él, los aspirantes que aún se encontraban en las cocinas al inicio del programa recibieron la visita de sus familiares. Lo que no sabían es que tendrían que enfrentarse a la primera prueba esposados a ellos: preparar un plato de Martín Berasategui en 75 minutos.

«¡Pero qué guapo estás!», gritó la terremoto del programa, Marta. «Hombre, por fin conocimos al santo Luis», le dijo Jordi Cruz a la pareja de la aspirante. Sin embargo, el reencuentro que emocionó a todos los presentes fue el de Sofía con su padre. «Ha sido una gozada veros trabajar juntos y has permitido que ella llevara la voz cantante. No has dejado que te dominara el cocinero que llevas dentro», le dijo Cruz al padre de la aspirante, quien no estaba muy convencido de que Sofía participase en el programa. «Ya es una grande», espetó Berasategui, mientras Marta y Sofía rompían a llorar. Finalmente, la mejor de la prueba fue otra aspirante que también nos emocionó: Ketty. «Me he puesto muy nerviosa porque mi madre viene con el ritmo de Cuba y yo estoy aquí europea perdida», explicó entre lágrimas.

En la prueba exterior, las cocinas de Masterchef viajaron en el tiempo hasta la Edad Media. En el antiguo Reino de Navarra, en la villa de Olite, se encontraron con uno de los palacios más lujosos de toda Europa, donde tiene lugar la vuelta de la reina Leonor a Navarra. El rey Carlos III les pidió a los aspirantes que se encargasen del banquete, reinventando los platos favoritos de su esposa, que degustaron 30 comensales muy especiales de la corte. «Os hemos dejado la tecnología del siglo XXI para poder ver los límites de vuestro talento y vuestra capacidad de improvisación», explicó Pepe. Lo que ellos no sabían es que también iban a supervisar «de cerca las debilidades de los aspirantes».

Por primera vez en la historia del talent culinario, los equipos estuvieron liderados por Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, incluso ellos se encargaron de distribuir a los aspirantes. Junto a Pepe trabajaron Ketty (que pudo elegir a su capitán por su posición de favorita), Dani y Marta; mientras que con Jordi estuvieron Toni, Sofía y Oxana. Con estos capitanes, la exigencia y el ritmo de trabajo aumentaron. No todos los aspirantes lo llevaron igual de bien. «Sofía me está 'boicotenado'», gritó Jordi Cruz después de que la integrante de su equipo quemase uno de los ingredientes. «Es como si dos piezas de mi cabeza no conectasen», se excusó. Finalmente, solo dos aspirantes, Dani y Marta, consiguieron superar con éxito la prueba exterior y librarse así de la prueba de eliminación. «Enhorabuena. Ya sois semifinalistas», les dijo Pepe Rodríguez.

En el reto de expulsión, el jurado propuso a los delantales negros jugar al póker «MasterChef». Todos contaban con 10 ingredientes y pudieron cambiar hasta cinco ingredientes. Por cada descarte, recibieron una minicaja que escondía otros productos secretos. Oxana y Toni arriesgaron más que el resto de los aspirantes y salieron contentos con este peculiar póker; mientras que Sofía, que fue la más comedida, se arrepintió al ver entre sus ingredientes el amaranto. Con todos tuvieron que elaborar un plato libre de alta cocina en 75 minutos, en el que debieron demostrar su destreza usando gelificantes y texturizantes, y probando técnicas de vanguardia. Para facilitar esta tarea estuvo el chef Mario Sandoval (dos estrellas Michelin y Premio Nacional de Gastronomía), quien les aconsejó y participó en este reto.

Cada vez quedan menos aspirantes en las cocinas de «MasterChef», y eso hace más difícil superar la prueba de eliminación; incluso los miembros del jurado tuvieron un problema a la hora de elegir quién tenía que marcharse del programa esta semana. El más brillante de l reto fue Toni, que pasó a ser el tercer semifinalista. «Has demostrado que quieres quedarte», aseguró Pepe. Oxana, Ketty y Sofía fueron las más flojas de reto, pero la elegida para abandonar el talent culinario fue Sofía. «No sé si ha sido la visita de mi padre o que se ha ido Víctor, pero se me ha ido la olla», confesó.

Pero antes de irse recibió el último veredicto de Jordi Cruz: «Me recuerdas en muchos aspectos a mí. Antes yo también buscaba aceptación en los demás hasta que me di cuenta de que si yo no confiaba en mí, no me servía de nada. Espero que la Sofía que domine tu vida sea la cisne que hemos visto y no la patito negro. Quiero que cada vez que alguien dude de ti, te acuerdes del Jordi que un día ganó mucha confianza y mucha pasión, y salgas adelante».

Tras esta expulsión, tenemos a los cuatro semifinalistas que se enfrentarán el próximo jueves a una nueva prueba de «MasterChef»: Oxana, Ketty, Dani, Toni y Marta. ¿Quién será el nuevo ganador?