ES NOTICIA EN ABC

La tierna historia de Omar Suárez, el reportero de la eterna sonrisa de «Sálvame»

La sordera de sus padres le obligó a madurar desde niño, y a convertirse en su intérprete

Omar Suárez, reportero de «Sálvame»
Omar Suárez, reportero de «Sálvame» - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Nos suena su cara gracias a los reportajes en el programa «Sálvame», pero nada sabíamos de su vida, ni de su madurez anticipada.

Ahora, gracias a «Cámbiame», la dramática historia de Omar Suárez ha trascendido al medio catódico, emocionando a los estilistas y al público.

Los de padres de Omar son sordos, y el reportero ha contado en el programa que tuvo que madurar a la fuerza desde pequeño, convirtiéndose en el intérprete de sus progenitores. «Desde los cuatro años yo era muchas veces la voz de mis padres», ha reconocido, mientras hacía de intérprete para las «cambiadas» de Pelayo, que acudían al espacio de Telecinco para dar un vuelco no solo a sus looks, sino también a sus vidas.

Su confesión no se quedó ahí. «Mis padres son sordos desde pequeñitos. Mi padre se quedó sordo porque le dio una insolación y mi madre a causa de la meningitis y el medicamento que tomó la dejó sorda», ha admitido el periodista.

Sacándole hierro al asunto, contó su experiencia de forma natural, explicando que de pequeño le preguntaban dudas como «¿cuándo llamo al timbre de tu puerta cómo me abren?». «Son cositas que a la gente le gusta saber», aclaraba con una sonrisa.

Después de escuchar los problemas con los que Carmen y Noemí, madre e hija, tuvieron que lidiar, el reportero empatizaba y comentaba cómo de familiar era la situación que ambas relataban; una historia de la que ahora le tocaba ser testigo: «Yo he crecido con esto y para mí es habitual, llama más la atención desde fuera. Lo asumo porque he nacido en una familia de sordos y lo tengo asimilado perfectamente. No he vivido de manera diferente al resto de niños», aclaraba Omar.

Sin embargo, después de que el periodista de «Sálvame» decidiese abrir su corazón, la estilista Natalia quiso echarle un capote, asegurando que es su historia la que le ha hecho ser tan especial: «Ahí nace esa necesidad de comunicar y por eso lo haces tan bien».