ES NOTICIA EN ABC

La televisión de pago se dispara y duplica sus cifras de hace 12 años

Por primera vez se superan en España los seis millones de hogares abonados

Evolución del número de abonados de la televisión de pago en España
Evolución del número de abonados de la televisión de pago en España - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La televisión de pago sigue buscando su techo en España. Aún está lejos de las cifras de otros países europeos –en el Reino Unido la penetración es del 60%, casi el doble que en nuestro país–, pero en 2016 se superó por primera vez el listón de los seis millones de clientes. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó ayer los datos correspondientes al tercer trimestre del año pasado, que indican que el crecimiento, lejos de decelerarse, aprieta el paso. En efecto, en 2015 la subida interanual fue del 9,4%, mientras que en 2016, a falta de los resultados del último trimestre, la tasa inter¬anual mejoró en un 10,6%.

El motor del fenómeno siguen siendo los paquetes cuádruples y sobre todo quíntuples, que proporcionan telefonía fija y móvil, además de internet fijo y móvil y televisión de pago en una misma oferta. Movistar+ se mantiene como líder destacado, con el 43,5% de la facturación, gracias a sus 3,7 millones de clientes. Le siguen Vodafone (20% y 1,2 millones) y Orange (17,7% y 462.000). Esta última aumentó su cuota de facturación en un 3,6%, mientras sus dos principales competidores se mantienen en cifras similares al año anterior. Entre los tres, copan casi el 81% del mercado. Por detrás de ellos destaca, sin embargo, el caso de Euskaltel, que ya tiene 268.000 abonados y dentro de poco multiplicará por diez sus cifras de 2005.

Para las empresas, la banda ancha (ya sea fija o móvil) y los servicios audiovisuales (+6,9%) representaron sus principales fuentes de crecimiento, ya que en el resto de partidas perdieron clientes. Sobresale la conexión a internet fija de banda ancha (con una velocidad igual o superior a los 30 megas por segundo), que en un solo año ha incorporado 2,5 millones de hogares. De ellos, casi la mitad tienen contratados más de 100 megas por segundo.

Televisión IP

Dentro del capítulo televisivo, aumenta el dominio de la denominada IP: comunicación de voz, datos y vídeo a la vez, como la que utiliza Movistar+. El cable (Vodafone, Euskaltel, R...) también goza de buena salud, y entre los dos sistemas líderes lograron un total de 843.000 abonados nuevos en los últimos doce meses.

El dato contrasta con los 300.000 que perdió la televisión por satélite, a la baja desde la compra de Digital Plus por parte de Telefónica. En su época dorada, entre 2006 y 2009, llegó a superar los dos millones de hogares , pero ya está po debajo del millón, y seguirá descendiendo.

Con la TDT de pago desaparecida en combate desde el tercer trimestre de 2015, cuando Gol TV migró a otras plataformas, la oferta que crece a un ritmo más rápido (aunque parte de la nada) es la llamada televisión web, con ofertas como la española de Wuaki (150.000 abonados) y los gigantes estadounidenses Netflix y HBO, de los que aún no se facilitan datos pormenorizados.

Menos empleo

Otro dato llamativo del informe de la CNMC es que pese a la buena salud y mejores perspectivas de la televisión de pago en España, esto no se traduce en puestos de trabajo. En 2005 vivían de ella más de 78.000 personas. En la actualidad son menos de 58.000, un número que sigue descendiendo de forma lenta pero inexorable.

No será por falta de publicidad. Si la tele «de ricos» llegó a nuestro país libre de anuncios, estos se han multiplicado por más de dos en el periodo analizado. En 2005 eran 188.000 y se acercan al medio millón, con la televenta y las autopromociones aún más desbocados.