ES NOTICIA EN ABC

Mi casa es la tuya La extraña adicción que Tamara Falcó le desveló a Bertín Osborne

La hija de Isabel Preysler dejó titulares de todo tipo en «Mi casa es la tuya». «El fuego lo sé encender, porque a la hora que me levanto no hay nadie que me haga el café»

Tamara Falcó, junto a Bertín Osborne en «Mi casa es la tuya»
Tamara Falcó, junto a Bertín Osborne en «Mi casa es la tuya» - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ha pasado casi una semana desde que el pasado viernes Bertín Osborne visitase la mansión de Isabel Preysler en el elitista barrio de Puerta del Hierro en Madrid para entrevistar a su hija, Tamara Falcó. Aunque seis días después, el paso de Falcó por «Mi casa es la tuya» sigue dando mucho que hablar.

La entrevista de la tercera hija más pequeña de Preysler, de 36 años, fue la emisión más vista en las cadenas generalistas del pasado viernes. Congregó frente al televisor, en directo, a más de 2,3 millones de espectadores, mientras que diversas fuentes apuntan a que la entrevista ya la han visto cerca de siete millones de personas en todo el mundo.

La joven dejó varias perlas de lo más auténticas a su paso por el formato. Desde su adicción a «las tartas de Ramona», la cocinera de la mansión Preysler, al «aticazo» que alquiló cuando intentó independizarse junto a «su perro» pero que abandonó al sentirse «súper sola», pasando por su «imagen de pija muy mala», los «catorce» cuartos de baño que tiene la mansión que habita, sus experiencias religiosas o sus conocimientos sobre el café y los fogones.

Sus mejores momentos

Así las cosas, Falcó desveló su vicio a los pasteles de la cocinera, una de las siete personas de servicio con las que cuenta la casa (junto a otras dos encargadas de la limpieza, un chófer, un mayordomo y un jardinero), que atienden a cuatro personas: a ella, a Preysler, a su madre y al escritor Mario Vargas Llosa, actual pareja de la celebrity. «Como mami viaja y Ana (Boyer, su hermana) ya no está en casa, la única que come soy yo. Las tartas de Ramona no se pueden dejar», reveló.

También habló sobre sus múltiples portadas y las de su familia en la revista «¡Hola!», que calificó como «el álbum de fotos familiar». La primera vez que salió en primera plana de la publicación, de hecho, acababa de nacer. Tuvo tiempo para hablar de sus inicios en la vida. «Al ser hija de padres separados me volví una malcriada y una materialista. Ahora no lo soy, pero sigo siendo pija», aseguró, matizando otro punto de vista al respecto. «Antes tenía la imagen de pija muy mala, pero después la gente me conoció. No es que me quitara la imagen de pija, pero no les caí del todo mal».

Otro de sus mejores momentos en el espacio llegó cuando habló de sus experiencias con el café y con la cocina. «El fuego sí que lo sé encender, porque a la hora que me levanto ya no hay nadie que me haga el café», señaló al respecto.

Como no podía ser de otro modo, las redes sociales fueron un hervidero de comentarios de todo tipo sobre Tamara Falcó y su conversación con Osborne. Algunos la calificaron de «pija», «inculta» y dijeron de ella que tenía «incontinencia verbal». Otros, por su parte, ensalzaron su «originalidad» y aplaudieron su espontaieidad. «Tamara Falcó es Siri con una copa de más», escribió con gracia una tuitera, comparándola con el dispositivo inteligente de iPhone y Apple.

[Vea la entrevista completa, en la web de Telecinco]