Es Noticia

Got Talent El aspirante de Got Talent que dejó en ridículo a Risto Mejide

El polémico miembro del jurado admitió haber sido utilizado por el concursante para su espectáculo

Los miembros del jurado de Got Talent no acabaron de entender la actuación de Mr. Basic, pero le dejaron pasar a la siguiente ronda
Los miembros del jurado de Got Talent no acabaron de entender la actuación de Mr. Basic, pero le dejaron pasar a la siguiente ronda - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los viernes por la noche en Telecinco son monopolio desde hace unas semanas de Got Talent, el talent show que busca sacar a la luz las habilidades desconocidas de cientos de personas. El jurado, compuesto por Jorge Javier Vázquez, Eva Hache, Edurne y el siempre polémico Risto Mejide, cuyos dardos envenenados contra los concursantes (y también contra sus compañeros) son uno de los principales atractivos que ofrece el programa.

Es esta la última semana en la que Got Talent se emite la primera noche del fin de semana: el programa pasará a verse los lunes como parte de una estrategia de Mediaset para mejorar sus datos de audiencia. A partir de ahora, los cientos de cantantes, magos, bailarines y artistas varios que acuden a Got Talent deberán convencer a los miembros del jurado un lunes, que es bastante más difícil que hacerlo de viernes, cuando están a punto de marcharse de fin de semana.

Esta sexta edición del programa fue un poco como todas: imprevisible, desigual y terriblemente divertida. Las rencillas entre los miembros del jurado, muy especialmente entre Risto y Jorge Javier, y los excéntricos personajes que pisan el escenario contribuyen a dinamizar las dos horas de programa. La noche empezó fuerte esta semana, con actuación bizarra y discrepencias entre el jurado ya en el primer número. Lolita llegó al plató desde Murcia para hacer un espectáculo en el que mezclaba canto con sus habilidades como ventrílocua. Como ya viene siendo habitual, Risto se opuso rotundamente a que la mujer pasase a la siguiente ronda, en contra del criterio de sus compañeros, que le dieron los tres votos necesarios para continuar en Got Talent.

Vino después un grupo de niños que bailaban una coreografía mezclando hip hop y flamenco, que acabó siendo una de los números más limpios de la noche. Pese a todo, a Risto tampoco acabaron de gustarle, pues juzgaba que necesitaban más preparación. Una vez más, los aspirantes pudieron tener una segunda oportunidad gracias a los síes de los otros tres jueces, que parecen incapaces de decirle «no» a algún show.

Como siempre, hubo sitio en este programa para actuaciones que no todos los miembros del jurado acabaron de entender pero pese a todo pasaron de ronda, y eso es lo que no entienden desde el público. Mr. Basic, que era como se hacía conocer el sujeto, apareció con un traje de presidiario, rayas blancas y negras, y no dijo una sola palabra durante todo el show.

El tal Mr. Basic se limitó a subcontratar el espectáculo, haciendo salir al escenario a Risto y a Eva Hache y pedirles que hiciesen pases de bailes. De pronto, la actuación se terminaba y nadie sabia muy bien qué era lo que quería demostrar. Risto, pese a que le duela, tuvo que admitir que Mr. Basic había sabido jugar con él, y lo asumió: «No tengo sentido del ridículo, y mira que hago el ridículo muchas veces...me has puesto a hacer el ridículo y, sinceramente, te agradezco este rato en el que me lo has hecho pasar muy mal».

Parecía imposible que el mimo fuese a alcanzar el siguiente nivel del programa, pero nada es imposible cuando Risto y Jorge Javier están juntos en un plató. Incomprensiblemente, Mr. Basic pasó a la siguiente fase atestiguando así que Got Talent debería llamarse más bien «Got Frikismo».