Es Noticia

Got Talent La actuación más angustiosa de «Got Talent»: «Tú ocúpate de salir vivo»

El escapista Alfred quiso superarse a sí mismo en la semifinal de «Got Talent» y decidió diseñar un reto a la altura

TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este lunes se emitió en Telecinco la tercera semifinal de «Got Talent», el talwnt show que tiene a Risto Mejide, Edurne, Paz Padilla e Iva Isanta como jurados. Catorce aspirantes debían pasar por el escenario para demostrar que merecen uno de los tres pases a la fase final del concurso. Los cuatro jueces tenían la potestad de mandar a uno directamente a la final mediante el pase de oro.

En esta entrega les tocaba pasar por el escenario a Luana Cayres, Nazaret Natera, Compañía artística Fuego en los Pies, Magic Family Show, Cristian Losada, Immunes, Adrián y David, Didier, Daniel Huen, Lynch, José Bono, La calculadora humana, D’oo Wap, Alfred Cobami y Martín Fernández.

Los primeros en mostrar su habilidad fueron los componentes de la compañía artística Fuego en los pies, que volvieron a demostrar que en el baile de la salsa rápida no les gana nadie. Directos desde Cali y con los colores de la bandera colombiana, los bailarines despertaron la envidia de Paz Padilla y entretuvieron muchísimo a Eva y Edurne. A Risto Mejide no le acabaron de convencer en su primera actuación y en esta no le han seducido, aunque ha reconocido que hicieron cosas únicas y que habían superado muchos obstáculos para llegar hasta «Got Talent».

El segundo en saltar al escenario fue el niño Cristian Losada, quien fuese el pase de oro de Paz Padilla imitando a Rocío Jurado. Esta vez actuó acompañado de un piano y un coro que hicieron su actuación todavía más espectacular. La canción elegida fue «La tarara», con la que consiguió ganarse al más exigente de todos los jueces: «Sobrecogido, esa es la palabra, así me he quedado. Me voy a encargar de que esta actuación le llegue a Miguel Poveda. Me ha gustado mucho», le felicitó Risto Mejide

Le tomó el relevo a Cristian la acróbata Luana Cayres, que volvió a demostrar su habilidad para volar colgada de su pelo. No obstante, en la semifinal de «Got Talent» la aspirante se enfrentó a un contratiempo que estropeó su número. «Ha habido un pequeño problema técnico, Luana ha estado un minuto de más colgada porque el motor ha fallado, seguro que muchos no os habéis dado ni cuenta porque ella ha seguido», explicó Santi Millán. Pese a todo, los jueces valoraron positivamente tanto el riesgo de la actuación como la reacción de Luana, que no perdió la sonrisa ni un segundo: «Cuando una artista está ahí, y en directo, puede pasar cualquier cosa, y tú eres una ‘sansona’ voladora, has continuado y no has perdido la sonrisa, y eso es de agradecer», decía Eva, y Edurne añadía: «Sigo flipando que no estés calva».

El siguiente turno fue para el grupo de baile Immunes que, una vez más, no fueron capaces de convencer a Mejide: «Seguís bailando efectos especiales y eso a mí, me deja frío». Salieron después al escenario Adrián y David para cantar, pero no consiguieron persuadir al jurado como sí hicieron en la anterior fase.

Poco más tarde tuvo lugar uno de los números más angustiosos e increíbles en lo que va de temporada de «Got Talent». El escapista Alfred quiso superarse a sí mismo en la semifinal del programa, y decidió diseñar un reto a la altura del momento. Junto a Risto pergeñó una prueba en apariencia imposible, que nunca nadie había hecho en el mundo. El tipo se metió en una caja cerrada con candado que, a su vez, estaba dentro de un cubículo sobre el que se iban a echar diecisiete toneladas de arena.

«La maniobra no va a ser fácil» reconocía Alfred, «intentaré hacerlo en cuatro o cinco minutos, pero es hablar por hablar. No he podido hacer una prueba». «Tú ocúpate en salir vivo», le recomendó Mejide. «Aunque si saliese muerte también sería acojonante», apuntó el presentador. Angélica, la pareja de Alfred, aseguró estar «de los nervios. Escapes de agua y de cuerdas ha hecho, pero de tierra nunca». A Eva Isanta y Edurne se las veía inquietas: «Estoy agobiada», reconocía esta última. «Esto lo hacemos porque Alfred es un profesional. Que nadie intente hacerlo en casa», advertía Risto.

El semifinalista se metió en la caja y dio comienzo la prueba. «No sé cómo lo va a hacer», reconocía el presentador. Por la cámara situada dentro de la caja en la que estaba Alfred pronto se pudo ver cómo empezaba a entrar arena y poco después perdió la señal. «¿Qué hacemos?», preguntaba Santi Millán asustado. La angustia todavía duró varios segundos más, pero pronto empezaron a ver cómo algo se movía dentro del cubículo, y de ahí se vio asomar la mano de Alfred. En total, consiguió escapar en solamente cinco minutos y veinticinco segundos.