ES NOTICIA EN ABC

Supervivientes El trompazo de Raquel Mosquera en el estreno de Supervivientes 2018

En la primera entrega del reality de Telecinco los aspirantes debieron hacer los equipos y disputarse el lado de la playa en el que se asentarían

Dos de las aspirantes durante una de las pruebas de la gala de estreno
Dos de las aspirantes durante una de las pruebas de la gala de estreno - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los paradisíacos Cayos Cochinos hondureños volvieron a ser testigos del reto de supervivencia de los concursantes, que pugnarán a lo largo de esta edición de Supervivientes por alzarse con el premio de 200.000 euros para el ganador. Una aventura que será minuciosamente abordada y analizada en un plató completamente renovado, que acoge elementos de escenografía e iluminación nunca antes utilizados en un programa de televisión en España.

Una de las principales novedades de la nueva edición del formato será descubrir los secretos que guarda Cayo Perdido, nombre que ha recibido el enclave en el que los 16 supervivientes iniciaron la aventura divididos en dos equipos y con condiciones de vida muy diferentes entre sí. Con un kilómetro cuadrado de extensión, este lugar frondoso, de espesa vegetación y sin apenas recursos para sobrevivir, estuvo, según cuenta la leyenda, habitado en el pasado.

Tras los espectaculares saltos de los concursantes desde el helicóptero, tradicional pistoletazo de salida para la aventura, tuvo lugar una ceremonia especial de apertura que se encargó de oficiar Lara Álvarez. Antes del arranque de la aventura, los supervivientes tuvieron que tomar una importante decisión: elegir el líder de los dos equipos que se formaron.

Además, Supervivientes ha vuelto a diseñar todo un plan destinado a no dejar indiferentes a sus más fieles seguidores y a dotar de mayor dinamismo el día a día de los concursantes. Entre las iniciativas que forman parte de este plan, los supervivientes tendrán que afrontar inesperadas visitas de personas de su entorno más cercano.

Cada uno de los grupos deberá ocupar una de las mitades de la playa: la salvaje o la civilizada, con sustanciales diferencias en cuanto a comodidades y recursos. El Maestro Joao, vidente, y Logan Sampedro, modelo, fueron elegidos como líderes de los equipos y tuvieron que decidir qué supervivientes estarían en su grupo. La decisión es importante, pues con ese equipo deberán enfrentarse a las pruebas que pueden hacerles ganar comodidades.

En el duelo por hacerse con el lado civilizado de la playa, los aspirantes debieron poner a prueba su fuerza y su ingenio, se revolcaron en el barro en busca de una anilla...Todo por conseguir tener fuego o accesorios de cocina. Durante una de las pruebas, que consistía en tirarse en una tirolina, Raquel Mosquera tuvo un pequeño incidente que le hizo caerse al agua y que fue el hazmerreír de Twitter en la noche del jueves.

Tras las consiguientes pruebas, fue el equipo de Logan, formado por Sergio, Francisco, Adrián, Isabel Castel, Sofía, Melisa y María Lapiedra, el que consiguió hacerse con el control del lado civilizado.