ES NOTICIA EN ABC

Supervivientes El parte de enfermería de «Supervivientes»: Colate con fractura de clavícula y Violeta operada de la vesícula

En la última semana de concurso dos supervivientes han tenido que ser apartados por problemas médicos

TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este domingo se emitió en Telecinco una nueva entrega, y ya van nueve esta temporada, de «Supervivientes: Conexión Honduras», el debate conducido por Jordi González en el que se repasa todo lo sucedido en la isla esta semana. En la gala del pasado jueves la expulsada fue Mónica Hoyos y los nominados fueron Fabio, Dakota y Colate. No obstante, debido al abandono de Violeta, el programa decidió que los espectadores tuviesen la ocasión de repescar a uno de los tres últimos expulsados, y la audiencia quiso salvar a Mónica Hoyos.

Jordi González saltó a plató anunciando que la noche llegaba cargada de novedades. Empezó el programa pasando revista a la enfermería de «Supervivientes». Violeta, que tuvo que marcharse de la isla por orden de los médicos, fue operada de la vesícula a su llegada a España. Según su hermana, presente en plató, Violeta estaba «muy bien de ánimo y dispuesta a seguir el tratamiento. Hoy quería venir al programa, pero sigue ingresada».

El segundo lesionado de la plantilla de «Supervivientes» es Colate, que en una prueba de la gala del jueves sufrió daños en la clavícula y en las costillas. El presentador se estremeció viendo las imágenes de cómo los médicos transportaban a un Colate dolorido: «Son imágenes muy duras». De todos modos, González quiso dejar claro que «esta prueba ha pasado todos los test de seguridad. Se ha hecho en ediciones anteriores de "Supervivientes" y en otros países».

Al conectar con Lara Álvarez, la presentadora empezó tranquilizando a los espectadores: «Colate está fuera de riesgo, pero sigue estando bajo observación médica. Tendremos que ver si puede volver al concurso, pero anímicamente está muy bien y quiere volver». Los colaboradores de «Supervivientes» en plató se pusieron a debatir si Dakota había empujado a Colate o no.

Hubo opiniones para todos los gustos, pero en general todos coincidían en que Dakota había contribuido al accidente de Colate. S llegó a insinuar que había actuado con «agresividad», algo que el presentador negó rotundamente: «Si eso hubiese pasado lo habríamos castigado». María Jesús Ruiz, concursante de la pasada edición de «Supervivientes», concedió que Dakota había empujado a Colate, pero añadió que este «lo exageró mucho».

Un rato después Lara Álvarez volvió a tomar la palabra para hablar sobre la situación clínica de Colate. La presentadora leyó el parte médico, en el que se leía que «al principio se pensaba que era una rotura de costillas, pero los resultados desmintieron ese temor. Lo que tiene Colate es una fractura no complicada de la clavícula derecha sin repercusiones en la columna vertebral, en la pleura ni el pulmón».

Acto seguido el presentador conectó por teléfono con Colate. «Al principio me asusté mucho», reconoció el supervivientes, «pero pronto las noticias empezaron a ser buenas. Ya estoy con la rehabilitación y la fractura se está curando y evoluciona bien. Si por mí fuera, ya estaría de vuelta».

El capítulo de las peleas lo protagonizó, para variar, Dakota. La concursante alicantina es una fija en todas las tanganas que salten en la isla, y también es la más agresiva y deslenguada de todos los supervivientes. Su última enganchada fue con Mónica Hoyos, pues a la alicantina le escamó que fuese salvada por el público.

«No me alegro nada de que Mónica Hoyos haya vuelto al concurso. Si España la echó... Esta mujer me había acusado de haber agredido a alguien, pero al final siempre sale la verdad. Es una fantasma», empezó Dakota, aunque pronto la tensión fue yendo a más. Mientras que Hoyos se mantuvo aparentemente tranquila, Dakota subía el tono y el nivel de la ofensa: «¡Fantasmona! ¡Quítate la roña!». A tal punto llegó el rifirrafe que Omar tuvo que ponerse entre las dos para evitar que se llegase a las manos y Jordi González les suplicó que mantuviesen los modales. El presentador tuvo que pedirle a Dakota, en tono muy serio, que prometiese que iba a moderar su lenguaje.