ES NOTICIA EN ABC

Supervivientes Pantoja da más espectáculo con una mirada que cualquiera

Todavía me duele la zona lumbar al recordar la prueba que el martes tuvieron que hacer en «Supervivientes»

Supervivientes: Isabel Pantoja abanandona

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Todavía me duele la zona lumbar al recordar la prueba que el martes tuvieron que hacer en «Supervivientes». Nada del otro mundo. Estar tumbado y tener los pies en alto en un ángulo de 45 grados aproximadamente sobre una cinta. Si los apoyabas, tirabas de una cuerda y te caía un cubo de barro en la cara. Isabel Pantoja se negó desde el principio a hacerla. «Ya no tengo energía, no tengo fuerzas». Si hubiera sido de grupo la habría hecho, pero al ser individual, no. Dakota tampoco quería participar. Pero por el barro. El barro le «ensangrentaba» los ojos, dijo. Cielos. Le dieron unas gafas y la hizo. Ganó Omar. La recompensa era un cocido y le permitieron compartirlo con dos compañeros. Pero le advirtieron (sabiéndolo pantójer) de que Isabel Pantoja no podía ser uno de ellos. Castigo por no haber jugado.

A Belén Esteban le cae muy bien Isabel Pantoja, pero cree que «como superviviente es nefasta». Hombre. Jorge Javier le replicó ayer en «Sálvame» que la de «Supervivientes» de este año es la edición de Isabel Pantoja. No hay duda. Ni nos lo creemos. Es como ver todos esos cuadros de Rembrandt o Vermeer en El Prado ahora mismo. Algo impensable.

Supongo que hay que recordar a Belén Esteban o a quien corresponda que Rosa Benito ganó «Supervivientes». No lo hizo la esforzada Sonia Monroy. Rosa Benito nunca ganó pruebas y nunca llevó el collar de líder, pero fue protagonista. Y eso no se le puede negar a Isabel Pantoja. También habrá que recordar que Belén Esteban ganó «Más que baile» («MQB») y nunca fue poseída por el espíritu de Gwen Verdon. La gente vota a quien le da la gana y «MQB» se lo tomó a cachondeo. Tanto apoyo tuvo Belén Esteban en el concurso (donde hasta reñía con los jurados) que tuvieron que cambiar las reglas. Ganó ella, claro, y para Edurne, la que bailaba bien, se inventaron el premio del jurado. «Supervivientes» no deja de ser un reality. Un programa espectáculo. Y los realities, al menos tal y como los concibe Telecinco, no están sometidos a ninguna Convención de Ginebra de los realities. Como en «Yesterday» con los Beatles, imaginemos una isla sin Pantoja.