ES NOTICIA EN ABC

Supervivientes Isabel Pantoja aprovecha su paso por plató para atacar duramente a Mónica Hoyos: «Pensaba que era buena gente»

La ya exconcursante repasó junto a Jordi González sus mejores y peores momentos en «Supervivientes»

Omar Montes, ganador de Supervivientes 2019 tras batirse a duelo con Albert Álvarez

Isabel Pantoja, Omar Montes y el apasionado beso de la final de Supervivientes 2019

TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este domingo se emitió en Telecinco la doceava entrega del debate en la presente temporada de «Supervivientes». En la gala del pasado jueves tuvo lugar la última expulsión de la temporada, y Mónica Hoyos fue la concursante que tuvo la mala suerte de salir elegida. A la expulsada no le sentó nada bien que sus compañeros se pusiesen a celebrarlo y Hoyos se lo afeó en lo que fue una muestra del alto nivel de tensión que existe en esta recta final del reality.

«Soy muy competitiva y estoy triste por la expulsión», reconoció Hoyos, «este es un reality duro y ya que me he comida tres meses estaba pensando "ya estoy". Pero qué le voy a hacer». El presentador le confió que «el otro día, viendo el programa desde mi casa, me dije "caramba, qué mal no ganar tiene Mónica"». La concursante contó que «no me gustó el gesto de mis compañeros de ponerse a bailar. Además, esto es un reality y creo que hay que mostrar los sentimientos de forma espontánea. De todos modos, "Supervivientes" ha sido la gran experiencia de mi vida».

Jordi González, el presentador de los debates de los domingos, arrancó anunciando que los supervivientes están pasando sus últimas horas en Cayos Cochinos y que ya han podido recuperar sus objetos personales. Avisó también de que Isabel Pantoja, que tuvo que abandonar «Supervivientes» debido a un problema médico, estaría en plató para responder las cuestiones que habían quedado pendientes. Lydia Lozano, colaboradora del programa, anunció que estaba muy nerviosa porque «esta noche voy a conocer a Isabel Pantoja después de 32 años informando sobre ella».

Y cuando apenas habían pasado veinte minutos de debate el presentador anunció la llegada de a superviviente más popular. «Le ha sentado bien estar en Honduras», aseguraban los tertulianos que la habían visto poco antes. La tonadillera apareció en plató con un vestido amarillo y fue recibida con una larguísima ovación del público. Pantoja empezó su discurso agradeciéndole al público el seguimiento y el apoyo que ha tenido durante estas semanas.

«El hambre se me ha quitado por completo», contó seriamente, «se me ha quedado un estómago enano». Luego le explicó a González cómo estaba siendo su vuelta a la rutina y a sus horarios normales. «Cuando me fui dejé a mi madre bastante malita», recordó muy emocionada, «pero cuando llegué me reconoció. Para ella yo estaba cantando en América y cuando me abrazó sentí que ya había ganado todo lo que podía ganar». Siguió hablando sobre su madre: «Todo se lo debo a ella, porque ha sido ejemplar. De ella he aprendido todo lo que soy».

Jordi le preguntó si pensaba que «"Supervivientes" te ha dado a conocer entre gente joven que no conocía tu música». «Probablemente», reconoció la superviviente. Luego el presentador pasó a interrogarla sobre su paso y su experiencia en «Supervivientes»: «Cuando llegamos estuvimos en un resort solo para nosotros y fue la semana más bonita que pasamos todos los concursantes riéndonos casi todo el tiempo. Pero cuando llegas a la isla y no hay comida ni lo otro, la higiene es horrible...Lo peor fue la convivencia y el hambre, por ese orden. Pues ahí cambió todo».

La Pantoja continuó explicando su transformación: «Llegamos a un límite tal que no somos nosotros mismos. Me daba cuenta de que yo no era la misma del hotel ni mis compañeros son los mismos ¿Cómo es que ahora no nos podemos ni mirar?» ¡Pues es por la comida!». El presentador aprovechó sus palabras para introducir sus divagaciones filosóficas: «El género humanos no resulta ser como pretendemos y no somos tan civilizados como creíamos». Pantoja secundó sus reflexiones: «Estábamos asalvajados: contábamos los garbanzos, el arroz...¡Hasta los cocos!».

«Para hablar de "Supervivientes" hay que haber estado allí», le explicó Pantoja a Lozano, que intentó poner en cuestión su relato. Un poco más adelante el presentador conectó con Mónica Hoyos, una de las concursantes que más problemas tuvo con Pantoja. «No la quiero ni ver», dijo esta última, «yo sería incapaz de nombrar a su madre como ella lo ha hecho con la mía, porque una madre es lo más sagrado que tenemos todos. Esa a mi madre no le dice eso porque no me da la gana».

El presentador le dio a Mónica la oportunidad de explicar de dónde venía su enemistad con Pantoja, y ella recordó que fue «en el momento en que estaba con ella como amiga y me nominó». La aludida despachó el tema contundentemente: «Yo le doy sesenta vueltas a Mónica Hoyos». Siguiendo con el hilo de Hoyos, Pantoja recordó el día que en la isla le contó su relación con su marido: «No me arrepiento de haberle contado esa historia. Se la conté porque pensé que era buena gente, y me ha demostrado que no lo es».

No se quedó ahí Pantoja en su ataque contra Hoyos: «Va donde caliente el sol, y en ese momento el sol que calentaba era yo. Pero yo la creí, y ese fue mi error». Al ser preguntada por Jordi, se animó a confesar que quería que «ganasen Omar o Fabio».