ES NOTICIA EN ABC

Supervivientes El impactante cambio físico de Isabel Pantoja

Se cortó «unos centímetros» de su melena, le dio el sol y sufrió penurias, pero lo más notable del paso por Supervivientes de la tonadillera ha sido la pérdida de esos nueve kilos y medio de peso que la han dejado casi irreconocible

Omar Montes, ganador de Supervivientes 2019 tras batirse a duelo con Albert Álvarez

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La isla hondureña donde Isabel Pantoja ha pasado los últimos dos meses le ha cambiado la vida a la tonadillera, que ha sufrido más altibajos que una montaña rusa en su puesta de largo como una mortal más.

Supervivientes ha servido para reanimar la alejada imagen de Pantoja de la vida real. En el reality se la ha visto sufrir, llevar rodilleras y hasta pisar el agua, aunque nunca pescar ni coger más cangrejos o peces que los que se llevaba a la boca.

La cantante fue cuando quiso Maribel, la humana, cuidando a Omar Montes, su antaño odiado exyerno, y enseñándole a cantar, o cocinando la escasa comida que los supervivientes de Mediaset se llevaban a la boca. Pero, sobre todo, Isabel Pantoja ha explotado su perfil de diva, ese que era plenamente consciente de que Supervivientes es un concurso, de que puede manipular a sus compañeros a su antojo, la que reparte más comida para ella que para el resto y se permite coger una lata de más, la que se reconcilia con Chelo y tontea con Colate porque vende, la que pasa de hacer las pruebas de líder porque está por encima de eso, la que levanta el dedo y advierte, la que llora y pide abandonar, pero nunca se marcha.

El concurso de Isabel Pantoja se acabó la semana pasada cuando se anunció que debía abandonar Honduras por prescripción médica. Después de tanto pedirlo, la cantante se iba a las puertas de la final, dejando atrás el hambre y las discusiones, los malos rollos de la isla pero también las amistades que, con toda probabilidad, no continuarán más allá del salvaje territorio. Y en el camino, se cortó «unos centímetros» de su melena, se le vieron las canas y hasta perdió nueve kilos y medio de peso. Aunque nunca se puso bikini, el cambio físico de Isabel Pantoja es radical.

Cuando se vio al espejo, la artista ni siquera reconocía. «Me veo superdelgada pero no estropeada. Mi cutis está bien. Ahí se nota que he sido una superviviente», dijo Isabel Pantoja al verse por primera vez, satisfecha de su «huesuda» imagen, tras quedarse «sin culo» y hasta «sin piernas». Pese a las penurias vividas en Supervivientes, Honduras le ha sentado bien a la tonadillera, satisfecha con su impactante cambio físico.