Es Noticia
Supervivientes 2018

La grave enfermedad que impide a la madre de una concursante defenderla en Supervivientes

Sin Maite Galdeano, que tantas polémicas generó durante su paso por Gran Hermano, Supervivientes 2018 pierde una gran baza

La vergonzosa incultura de los famosos de Supervivientes 2018

Sofia Suescum, una de las cocnursantes de Supervivientes 2018, y su madre
Sofia Suescum, una de las cocnursantes de Supervivientes 2018, y su madre
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La lista definitiva de concursantes de Supervivientes 2018 venía con un aliciente, Maite Galdeano, la conductora de autobuses de Navarra y exconcursante de Gran Hermano que, a todas luces, se eregiría como la defensora de su hija, Sofía Suescum.

Pero no pudo ser. El culebrón ganó la partida a la familia, y el folletín de la relación que mantuvieron Chabelita Pantoja (que acude a plató a defender a Alberto Isla) y Alejandro Albalá (actual novio de Sofía) pudo con la polémica que, sin duda, generaría la navarra en Supervivientes.

Y mientras Supervivientes 2018 se «salvamizaba», como si no bastara para hacerlo la presencia de Jorge Javier Vázquez y sus comentarios en plató como presentador, Maite Galdeano concedía una entrevista en el que reveleba el motivo de su ausencia, que al contrario de lo que parece, no era solo para impulsar la audiencia de la cadena.

«Estoy muy enferma, tengo la fibromialgia más grande del mundo, hernias a nivel lumbar y cervical. Además, me han diagnosticado depresión», confesaba la conductora navarra en «A la caza del kiwi». Informaba, que además de su novio, el hermano de Sofía Suescum también irá a defenderla a Supervivientes, pero al contrario que su ella y su hija, «es más tímido»: «No tiene nada que ver conmigo».

«Sofía se ha marchado con el corazón descarnado porque sabe que no estoy bien. Yo en mi niña siempre tengo confianza, es valiente y echada para delante. Esto le viene todo desde la educación que le ha dado la Maite, por supuesto», ha reconocido. Supervivientes, sin Maite Galdeano, pierde una gran baza.