ES NOTICIA EN ABC

La sonada bronca de Los Lobos de «¡Boom!»

El grupo falló al cortar el cable de una de las bombas pese a las advertencias de Erundino

Boom: Los Lobos se llevan el premio final

La primera derrota de Los Lobos en Boom

Los Lobos de «¡Boom!», durante uno de los programas
Los Lobos de «¡Boom!», durante uno de los programas
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los Lobos de «¡Boom!», el concurso que cada tarde presenta Juanra Bonet en Antena 3, siguen luchando por un suculento premio que, sin lugar a dudas, cada día acrecenta sus nervios. Manu, Valentín, Erundino y Alberto han demostrado con creces que no tienen rivales a la altura, aunque el bote continúa inaccesible y el avezado grupo no logra hacer pleno en la última ronda del concurso, imprescindible para convertirles en millonarios y, ya de paso, en historia de la televisión.

Esta semana, un choque evidente entre Los Lobos provocó los comentarios de los espectadores tras presenciar cómo el equipo chocaba por la respuesta a una de las primeras preguntas planteadas en el programa. El equipo se enfrentaba a la cuarta bomba cuando Juanra Bonet planteó la siguiente pregunta: «El curso principal de este río nace y desemboca en un mismo país». De entre las opciones disponibles, Alberto y Valentín (ambos profesores) apostarón por descartar la respuesta del río Vístula, una opinión que no compartió Erundino.

Haciendo caso omiso a las advertencias de este último, Manu Zapata se guió por las opiniones de Valentín y Alberto y no dudó un segundo a la hora de cortar el cable del río Vístula (y con ello dar esa respuesta por errónea). Tras la decisión, la bomba estalló haciendo ver a los concursantes que, en efecto, Erundino tenía razón.

Visiblemente molesto, Erundino, uno de los Lobos que más aciertos suele acumular en el programa de Atresmedia, exclamó a sus compañeros que ya les había avisado de que su opinión era errónea. «¡Pero si os lo estoy diciendo!», exclamó. «El río nace en los montes Cárpatos y recorre toda Polonia durante más de 1.000 kilómetros hasta desembocar en la bahía de Gdansk, en el Mar Báltico», explicó entonces Juanra Bonet para razonar la respuesta.