ES NOTICIA EN ABC

Sin «salchipapa» y con marcianos: así eran los iconos televisivos de los 90

Leticia Sabater presentaba programas infantiles «con mucha marcha» antes de pervertirse con su «Toma pepinazo»; Ramón García esquivaba vaquillas antes de ponerse la capa para las ampanadas y Minerva Piquero se convirtió en un reclamo televisivo cuando «las chicas del tiempo» pasaban desapercibidas

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El popular locutor Fernandisco vuelve a la televisión para reivindicar los hitos musicales de la década de los noventa. Telecinco ha confirmado su fichaje como presentador de «Love the 90's TV», un programa que se estrenará este sábado para reivindicar los recuerdos y la nostalgia por una década plagada de iconos culturales.

Muchos de los personajes que fueron clave en los noventa han desaparecido del panorama mediático. Otros, como Leticia Sabater, se han reinventado, aunque eso no necesariamente implica algo bueno, como demuestra su «Salchipapa». Recopilamos algunas de las caras más míticas de la época:

Leticia Sabater

Una generación de niños creció haciendo ejercicio con la rubia platino. Siempre animosa y con energía, Leticia Sabater era un recomendable modelo televisivo para los pequeños de la casa, a los que les inculcaba el amor por el ejercicio antes de los dibujos y siempre «con mucha marcha».

Mantener la presencia en televisión es difícil, más aún cuando el público objetivo al que te diriges ya ha crecido y consume otro tipo de productos televisivos. Puede ser duro el olvido, y a veces, como ha sido el caso de la que fuera «chica Hermida», conviene hacer todo lo posible por combatirlo.

Su periplo como presentadora de televisión fue sin duda uno de los más exitosos de su carrera, antes de que probase suerte en el lado oscuro del mudno del espectáculo, de reality en reality: «Acorralados», «La selva de los famosos»...

Leticia Sabater ha pasado de conducir un programa con afán didáctico a protagonizar todo tipo de polémicas. Desde su paso por «Supervivientes», donde se granjeó más enemigos que ganas de comer, hasta su incursión en el mundo de la música, con hits como «Toma pepinazo» o el ya mencionado «Salchipapa». Incluso Netflix, en su desembarco en España, la fichó para protagonizar un anuncio/parodia de «Stranger things» que no tenía desperdicio.

Ramón García

En un recopilatorio de los noventa no podía faltar el eterno Ramón García, Ramontxu, que antes de volverse casi sempiterno gracias a su capa en las Campanadas esquivaba vaquillas y caía un bolo en «Grand Prix», un éxito de la cadena pública del que los espectadores demandan su regreso a la parrilla.

Minerva Piquero

En una época en la que la información metereológica pasaba prácticamente desabercibida, Minerva Piquero consiguió hacerse un nombre y ser popularmente conocida como «la chica del tiempo» gracias a sus 14 años presentándolo en Antena 3.

Pese al éxito que le granjeó su periplo televisivo, Piquero no tuvo éxito en sus posteriores intentos en el medio catódico, acumulando fiascos como el de «Carta de ajuste», con el fallecido José María Íñigo, hasta su reaparición con un gran cambio físico debido, según sus propias palabras, a «problemas de hormonas».

Javier Sardá

Casi a finales de los noventa, le propusieron a Javier Sardá presentar un programa de televisión, «Crónicas Marcianas», un formato que terminó siendo cantera para muchas de las personaldiades mediáticas que copan en la actualidad el medio catódico, desde Javier Cárdenas y Boris Izaguirre a la siempre polémica Aída Nízar.

Junto a su inseparable Galindo, el presentador catalán catapultó el programa a lo más alto de audiencias, precisamente el motivo por el que el público no entendió su final. «Yo decido que se acabe el programa. No se entendió porque no estamos educados para que algo que funcione se cierre», explicó el presentador en un encuentro junto a Bertín Osborne, y matizó: :«Hay que tener en cuenta la personalidad del individuo y yo tenía ganas de largarme y ser algo más feliz».