ES NOTICIA EN ABC

«Sálvame» El desplante de Kiko Hernández a Carlota Corredera en pleno directo

El colaborador ninguneó a la presentadora en varias ocasiones

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Carlota Corredera se puso al frente de «Sálvame» este martes. Nada destacable ya que la hemos visto en más de una ocasión ocupando el puesto de presentadora del espacio de Telecinco para dar así un descanso tanto a Jorge Javier Vázquez como a Paz Padilla. Sin embargo, con ambos de vacaciones, Corredera pasa a estar gran parte de las horas del programa al frente de este; concretamente de lunes a miércoles. Los encargados de «sustituirla» son Kiko Hernández, los jueves, y Nuria Marín, los viernes.

Pero parece que Hernández no está contento con su puesto de segundón y por ello ha puesto en algún que otro compromiso a Corredera en pleno directo. El primero de ellos llegó cuando Kiko no paraba de comerse las «zanahorias crudas» de la presentadora. «Sabes que no puedo comer otra cosa así que déjalas», le espetó Corredera. Al parecer, la presentadora no le estaba dando el turno de palabra al colaborador y, por lo tanto, este había decidido llamar su atención a toda costa. «Ya te he dicho que primero van Lydia y Chelo», remarcó.

El desplante llegó tras una pausa que, como son cortas (nótese la ironía), no había sido suficiente para Kiko Hernández. El colaborador, en lugar de estar en su sitio como el resto, se encontraba aún «entre bambalinas». Pero ¿qué estaba haciendo? Comer. «Este niño tiene la solitaria o qué», dijo visiblemente enfadada Corredera. «Voy a hablar con uno de mis compañeros para que no siga las normas de plató cuando presentes tú a ver si así...», prosiguió.

La tensión iba en aumento, como le gusta a los de «Sálvame». «Bueno, a ver si te dan ganas de trabajar. ¿Quieres trabajar ahora?», le dijo tajantemente la presentadora. «Sí, sí. Quiero trabajar», contestó como si no fuera con él. Por suerte, el programa tenía preparado un reportaje sobre Jesulín de Ubrique así que ambos presentadores tuvieron que dejar su duelo para después.