ES NOTICIA EN ABC

Sálvame «Aquí hay tomate»: Así fue el germen de «Sálvame»

El espacio presentado por Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde marcó un antes y un después en los programas rosas en España

Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde fueron los presentadores de «Aquí hay tomate»
Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde fueron los presentadores de «Aquí hay tomate» - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El pasado 24 de marzo se cumplieron quince años del estreno en Telecinco de «Aquí hay tomate», un programa del corazón que cambió para siempre las parrillas en nuestro país. «El tomate», como se le conocía popularmente, marcó un antes y un después en el género rosa televisivo, y constituye el antecedente inmediato del «Sálvame» que ahora padecemos: mismo horario, mismo formato, mismo presentador («Aquí hay tomate» fue el programa que encumbró a Jorge Javier Vázquez como moderador estrella) y mismos contenidos.

«Aquí hay tomate» estuvo cinco años amenizando la sobremesa de los españoles de lunes a viernes. La pareja formada por Jorge Javier y Carmen Alcayde encandiló a los espectadores con su carisma que, unido a un habilidoso equipo de guionistas, convirtió al espacio en líder indiscutible de audiencia en su franja horaria durante las cinco temporadas que estuvo en antena. La media general de «Aquí hay tomate» rondaba el 25% de cuota de share, aunque llegó a alcanzar el 31,6% el 23 de julio de 2004, en un programa especial dedicado a la muerte de Carmina Ordóñez. Otro de los hitos del espacio tuvo lugar el 7 de febrero de 2007, cuando llegó a congregar a 3.748.000 espectadores con motivo de la muerte Érika Ortiz, la hermana de la reina Letizia.

La apuesta de Telecinco fue pionera en introducir en España un periodismo rosa basado en un muy original gamberrismo, logrando enganchar a la audiencia y con una forma fresca y directa de contar la vida de los famosos. Durante el reinado del «Tomate» en la televisión española, solamente dos telenovelas consiguieron hacer sombra, y por poco tiempo, al programa de JJ y Alcayde: «Pasión de Gavilanes» y «Amarte así, Frijolito».

Menos suerte tuvo «Aquí hay tomate» en sus andaduras los fines de semana. Telecinco intentó aprovechar el tirón del programa para sábados y domingos en dos ocasiones, ambas infructuosas. La cadena de Mediaset programó el espacio para antes de los informativos, pero nada pudo hacer contra «Los Simpson».

A lo largo de sus más de 1.500 horas de emisión pasaron por el plató del programa cientos de personalidades de la vida pública de nuestro país, y todos ellas llegaban con un gran bombazo que contar. Y es que «Aquí hay tomate» puede ser considerado como el programa pionero de la telebasura en España, dando pie en su plató al morbo, la especulación y la agresividad verbal. En el espacio de JJ y Alcayde eran comunes los reporteros insolentes, los insultos y un tono bronco en las discusiones. Los programas rosas anteriores al «Tomate», como «Extra Rosa» o «Sabor a ti», tenían un estilo amable y respetuoso, pero Telecinco quiso poner la marca de la casa en su producto, la misma que ahora vemos en «Sálvame».

Otra de las marcas emblemáticas del «estilo Tomate» eran los llamados cebos, inventados en los estudios del programas y copiados luego por los que vinieron después. Estos cebos eran unos vídeos breves, impactantes y efectivos que utilizaban para anunciar los contenidos que iban a tratarse a lo largo de la tarde. Los vídeos decían lo justo para dejar al espectador en vilo, sorprendido y ansioso por ver la entrevista o el reportaje que se anunciaba.

Este estilo marrullero de hacer televisión no le salió barato a Telecinco, pues «Aquí hay tomate» ha sido uno de los programas más multados de la historia de la televisión española. Hasta una docena de demandas obligaron a Mediaset a pagar multas millonarias a los personajes más diversos: 200.000 euros a Gonzalo Miró por especular sobre la identidad de su padre, 336.00 euros a Enrique Iglesias y Anna Kournikova por publicar una foto trucada en la que la modelo aparecía desnuda, 140.000 euros a Norma Duval, 90.000 a la Duquesa de Alba, 100.000 a los herederos de Félix Rodríguez de la Fuente, 180.000 a Aznar y Ana Botella...Una sangría de multas que dan fe de la mala baba con la que se elaboraban los contenidos: «Te mandan la multas, la pagas, y ya está», llegó a decir Paolo Vasile, el consejero delegado de la cadena.

Pese a ellos, no le faltan imitadores a «Aquí hay tomate», y esta misma semana Telemadrid estrenó «Aquí hay madroño», un programa con el mismo espíritu que el original «pero más blanco». Lo cierto es que aunque no tengan nombres parecidos, hace ya años que el «estilo Tomate» es común en nuestras televisiones, muy especialmente en Telecinco, cuyo «Sálvame» no es más que un «Aquí hay tomate» modernizado.