Es Noticia

Roures ultima la venta del 53% de Mediapro a un fondo de inversión chino

Jaume Roures y su socio Tatxo Benet conservarían sus acciones (un 12% cada uno) y el poder ejecutivo

Sede de Mediapro
Sede de Mediapro - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Mediapro, grupo audiovisual fundado en 1994 y presidido por Jaume Roures, ultima una venta mayoritaria de sus acciones. El fondo chino de inversión Orient Hontai Capital negocia quedarse con el 53% de Imagina, productora nacida de la fusión de Mediapro y Globomedia. Roures y su socio Tatxo Benet conservarán el 24% de la compañía y mantendrán el poder ejecutivo y de gestión.

Fuentes de Mediapro confirmaron ayer a ABC que las negociaciones están avanzadas, aunque aún no hay nada firmado, pese a lo publicado por El Confidencial.com. Del accionariado saldrán Televisa (19%), Gerard Romy (ex de TV3 y Antena 3, que tiene el 12%) y Torreal (Juan Abelló, 23%), que venden sus paquetes a Orient Hontai. En cambio, se mantendrá como accionista la firma británica WPP (23%).

Los dos directivos, una vez firmada la operación, continuarían con la gestión del grupo, creado hace 24 años, con 5.000 trabajadores en una veintena de países, de los que 3.000 se encuentran en España, según los datos ofrecidos el año pasado en la exposición «Mediapro Live, la revolución en directo».

La exposición evidenciaba que la compañía, además de las transmisiones de fútbol, está detrás de algunas de las películas de Woody Allen, de series de televisión como «The Young Pope», de documentales sobre la guerra en Siria o de programas de televisión como «El intermedio», que gestionan a través de Globomedia.

Más madera para la guerra

La entrada del dinero chino podría ser fundamental para mantener los derechos de retransmisión del fútbol, aunque las cantidades que se mueven son tan altas que cualquier ayuda puede ser insuficiente. Mediapro es la poseedora actual de los derechos de la Champions League, renovados el pasado mes de junio por tres temporadas (hasta 2020-21) por unos 1.100 millones de euros. Otros tres cursos de la Liga española le costaron en la última subasta 1.900 millones y deberán ser renovados en los próximos meses. En Italia, Mediapro acaba de comprar la Lega por 1.050 millones por temporada. La firma está pendiente de la aprobación por parte del organismo italiano de Competencia, ya que Sky Sport ha denunciado que la empresa española (hasta ahora) compra como intermediaria y no como operador.

La estrategia de Roures siempre ha sido comprar casi a cualquier coste, en una especie de huida hacia adelante que ha servido para hinchar los precios, mientras sus competidores se rendían. En la partida de póquer que se celebra en cada puja, el empresario catalán, exfundador también del diario «Público» (2012-2017), es aficionado a subir las apuestas hasta quedarse solo.

En España, los directivos de las empresas de la competencia, con Telefónica a la cabeza, ya han anunciado que no están dispuestos a seguir recomprando sin mirar el precio, aunque en años anteriores acabaran cediendo. Sergio Oslé, presidente de Movistar+, insistía hace unos días en este punto: «El fútbol es importante en nuestra oferta y nos gustaría darlo, pero tenemos claro que no a cualquier precio. Y no se va a dar lo que pasó la última vez. O vamos, o no vamos. Movistar+ hoy tiene una oferta de contenidos más rica que la de hace años. Me encantaría tener la Champions y la Liga, igual que tenemos la Fórmula 1 y otros eventos deportivos, pero tenemos una responsabilidad con nuestros clientes y accionistas». Por si fuera poco, en la próxima subasta se espera que participen gigantes como Amazon y Facebook. Haya o no burbuja, no es probable que pinche todavía.